cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

La traición de Sicilia

 

Carlos Murillo González

A la gente de Ciudad Juárez, por su valentía y resistencia ¡Kita Shiwe!
 

La caravana por la paz en cabezada por el poeta Javier Sicilia y cuya terminación en Ciudad Juárez en los primeros días de julio llamó la atención nacional e internacionalmente, pudo haber sido el parteaguas de una verdadera agenda nacional surgida desde y para la sociedad de no haber sido traicionada por quienes la sugirieron y encabezaron.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Angustia tecnológica


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Una superpotencia pretende colonizar la luna mientras que otra sigue empeñada en desentrañar el secreto de la vida; un científico ex soviético anuncia que ha abierto la puerta para la fabricación de bebés alterados genéticamente; el más reciente recuento pone en 26 mil el número de ojivas nucleares vivas y en la Casa Blanca y en el Kremlin habitan dos pendencieros al alcance del botón rojo. ¿Harían falta más razones para que me angustie por las consecuencias que tendrá el uso de tanta nueva tecnología?


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España

Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Por los caminos de Sancho
 

 

Belicosos

Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.

Renward García Medrano

 

 

 

Estimados amigos: no sólo el presidente Calderón, sino también sus colaboradores inmediatos, han intensificado la campaña de acusaciones contra “el pasado”. Este es el tema de la columna adjunta que espero sea de su interés.

 

Saludos.

 

Renward.


 

 


Belicosos

 

 

Renward García Medrano

 

 

Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

 

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque.  

 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.

 

La forma más primitiva del lenguaje político de estos caballeros se pone de manifiesto  cuando lanzan acusaciones, generalmente tronantes, contra “algunos” o contra “el pasado”, entidades abstractas, inasibles, que no son nadie en la literalidad pero puede ser cualquiera en la realidad; acusados que por carecer de identidad no pueden alegar nada en su defensa.

 

El ejemplo más reciente lo dio el presidente Calderón en su catilinaria de la Universidad de Stanford contra el “régimen autocrático” del siglo XX. Nunca menciona a los gobiernos priistas, ni siquiera tan remotos como Gustavo Díaz Ordaz, el hombre del 68 o Luis Echeverría, el del 71, la guerrilla urbana y rural. Ni una sola vez se refiere al PRI, que fue el objetivo de su asombrosa invectiva.

 

¿A quién se quiere engañar con ese estilo de “hablar del pecado pero no del pecador”?

 

Insospechable de proclividad priista, Jaime Sánchez Susarrey señala que “si Calderón entendía y practicaba -con todo derecho, por lo demás- el pragmatismo en 2006, no tiene razón de denunciar la realpolitik priista como si fuera un pecado mortal”.

 

Y advierte que las “omisiones y desmemoria de Calderón no son casuales. Expresan una convicción y una estrategia política que se resume en la frase que pronunció hace meses: lo peor que le podría pasar al país es un regreso al pasado, es decir, al priato”.

 

El licenciado Felipe Calderón tiene derecho a repudiar al PRI, pero en tanto presidente de todos los mexicanos, incluidos los miembros y simpatizantes de ese partido, lo único que puede hacer para que los ciudadanos refrenden por tercera vez su confianza en el PAN en 2012, es gobernar bien, resolver los problemas más acuciantes o avanzar firmemente hacia su solución. Atacar el pasado impersonal y hacerlo sesgadamente, sólo envenena el ambiente y rompe los puentes del diálogo político.

 

El poder tiene una tremenda capacidad para concitar la mimetización de los súbditos y las actitudes de los presidentes suelen ser imitadas consciente o inconscientemente, por sus colaboradores. Basta ver y escuchar a Xóchitl Gálvez o a Jorge G. Castañeda para saber que fueron funcionarios del gobierno de Vicente Fox. La belicosidad de Calderón también ha hecho escuela, y personajes como César Nava, Javier Lozano o Alejandro Poiré son sus émulos, casi sus imitadores. 

El joven Poiré se ha dado a la tarea de desvelar los que él califica de “mitos” sobre la violencia y la inseguridad pública que asuelan al país, pero como nunca segundas partes fueron buenas, su belicosidad es más bien torpe. El lunes pasado difundió un texto que, entre otras cosas, dice:

 

 “Durante mucho tiempo la inacción y tolerancia al crimen permitieron su crecimiento, y que incurrieran en delitos como el secuestro, la extorsión y el robo. Esta expansión de la delincuencia provocó el debilitamiento de nuestras instituciones, que se acentuaba con cada paso que daban las organizaciones delictivas para fortalecerse ante la ignorancia, impotencia o incluso complicidad de algunas autoridades” [sintaxis del original].

 

Poiré no es un ciudadano cualquiera ni sus acusaciones fueron comentarios de tertulia entre cuates. Es el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional y declaró lo anterior a través de un blog que forma parte del Sitio Oficial de la Presidencia de la República. Y uno espera que las publicaciones que proceden de la cúspide del entramado institucional del Estado tengan un mínimo de seriedad y no sean utilizadas para difundir especulaciones.

 

En el párrafo transcrito Poiré acusa a sujetos no identificados de haber tolerado a la delincuencia y permitido su expansión y denuncia la “complicidad de algunas autoridades”.

 

¿Cuáles autoridades, señor Poiré? ¿Cómo se llaman los funcionarios públicos que fueron o son cómplices del crimen organizado? ¿Fueron uno o varios presidentes de la República, procuradores, miembros del gabinete o jefes policiacos, quiénes?

 

La sociedad tiene derecho a conocer la identidad de individuos que abusaron de los cargos públicos para favorecer a los grupos delictivos y Poiré tiene el deber de suministrar esa información completa.

Más aún, la complicidad es un delito tipificado en el Código Penal Federal y debe ser denunciada formalmente ante la Procuraduría General de la República. Si el joven Poiré no denuncia penalmente a los cómplices de los criminales, incurre en encubrimiento, y eso constituye una conducta delictiva.

 

¿Cuáles son las pruebas que obran en su poder para hacer tan graves acusaciones? ¿Por qué ninguna autoridad ha procedido en contra de esas personas que, al decir de Poiré, no sólo cometieron los delitos que enumera, sino que causaron la violencia que sufre el país y que incluye la muerte de más de 40 mil personas?

 

No sé si Poiré o alguien en el gobierno tiene pruebas de que funcionarios de gobiernos priistas fueron o son cómplices del crimen organizado, pero cada día es más evidente que en los altos círculos del poder político se desarrolla una estrategia consistente en criminalizar al partido más importante del país por el número de gubernaturas, alcaldías y espacios legislativos que ocupa, y en circunstancias como las que vivimos, esa estrategia equivale a echarle gasolina a un incendio.

  

 

 

Renward García Medrano

renward3@prodigy.net.mx

 

----------

Renward García Medrano es profesor, economista, escritor y periodista.  Ha sido profesor universitario, Director Editorial de la Presidencia de la República (1970-1976), director general de Comunicación Social de la Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial (1976-1982), Secretario Ejecutivo del organismo internacional CADESCA-SELA, director de Ediciones del diario El Nacional y la revista Tiempo, director y conductor del programa televisivo Fin de Siglo, director y conductor de diversos programas radiofónicos del Instituto Mexicano de la Radio. Ha sido profesor de la UNAM y del instituto Matías Romero de Estudios Diplomáticos (IMRED-SER); dictado centenares de conferencias y participado en numerosos seminarios y coloquios académicos. Actualmente es columnista político dominical de Ovaciones y colaborador de La Jornada Morelos. Es autor de varios libros, entre ellos México en el Mundo;  1968, en sus propias palabras, ¿Qué Hacer? Manual para priistas en desgracia,  Perfil Biográfico de Adolfo López Mateos.


  Imprime este texto


Más Información de Por los caminos de Sancho

Belicosos
Desesperados
Operativo Hank
El poder como arma electoral
Guerra y política
Churchill
Desprestigia, que algo queda
¿Maniobra?
Cambio
Pactar o no
Cuernavaca

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Acuerdo entre bomberos y Municipio;
jubilan a 4 y restituyen a 2
| Portada
Ofrece la UACJ Campamento
de Verano Cultural
| Portada
Invita Educación a visitar
el BiblioAvión estas vacaciones
| Portada
Celebra AMLO la aprobación
del T-MEC en el Senado
| Portada
A balazos asesinan a dos
jóvenes en colonia Satélite
| Portada
Coloca Tránsito semáforo
provisional en Oscar Flores
| Portada
Con sensación
térmica de 40º C.: PC
| Portada
Ultraje a la Suprema Corte de Justicia
| chileKNqueso
Angustia tecnológica
| Juego de Ojos
Ejecutan a tiros a joven en una
barbería de Ampliación Aeropuerto
| Portada
Inicia la UACJ inscripciones
para alumnos de reingreso
| Portada
Aplasta automóvil una grúa al
caer de un remolque en la Triunfo
| Portada
Inaugura Alcalde exhibición de
inteligencia artificial en La Rodadora
| Portada
Sin agua amplio sector del
poniente por trabajos de la Jmas
| Portada
Intenta utilizar licencia de
conducir falsa y fue detenido
| Portada
Avanzan obras de recarpeteo
de la avenida Ignacio de la Peña
| Portada
Caluroso, en los 37º C.
y vientos ligeros: PC
| Portada
Recibe Municipio obras de remodelación de los parques comunitarios Constitución, Tarento y Riberas del Bravo | Portada
Acribillan, matan a dos
jóvenes en la Plaza Juan Gabriel
| Portada
Ejecutan a niña de 6 años y a su padre
fuera de un kinder en Terrenos Nacionales
| Portada

Gotera

    Nadar de muertito.
    De entre los altos índices del asesinato en la entidad, los hilos de la sangre feménina brotan y corren anchos por toda la geografía chihuahuense.
    Inaugurada desde la gestión del otro panista que ha gobernado el estado, Francisco Barrio --'92 - 98--, la matanza de mujeres no sólo continúa, sino que por estos meses toma auge sobre todo en los municipios grandes.
    De aquella época, particularmente desde 1993, data el surgimiento de la plaga del ultraje sexual y la ejecución de jovencitas y niñas en la frontera.
    Es lo que luego devino en situaciones como la del Campo Algodonero con ocho jovencitas asesinadas y tiradas a la intemperie, por la que el Estado mexicano fue condenado en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.
    Pero la gangrena de la incapacidad, corrupción e impunidad, se prolonga y es por ello que recién la Unión Europea y la ONU han decidido intervenir con anuencia federal.
    Vaciarán aquí, precisamente en Juárez y Chihuahua --y en otros tres municipios del país--,  casi 12 millones de dólares en el programa 'Spotlight' con esfuerzos...contra la degollina y el atole en las venas.


Más Gotera

Contexto

México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Elton John y la locura de Keenan


Ramón Quintana Woodstock

 

Rocket Man de 1972, es el nombre de la pieza que enarbola la nueva película biográfica del músico británico Elton John, que además de ser excelso en su ramo desarrolló un intenso coqueto con la realeza en tiempos de la princesa Diana. Como ya se sabe, ella muere en un accidente de automóvil, el día del sepelio Elton cantó para la Princesa un ornamento musical que hay que revisar, para sumarla a sus éxitos. Bueno, no es el meollo del asunto.



Más Leviatán

La Nota Nostra

¿Amable lector, usted podría ayudarme con la cámara?

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Morena acaba de ganar en Tijuana; esa entidad que por tres décadas se pintó de azul. Esto traducido significa que el mitin o manifestación o aquelarre que ahí organizó AMLO  quedó como anillo al dedo,  apestó a pura pólvora política, más gedionda que la caca de vaca. Bien dicen que las casualidades no existen, haber escogido a Tijuana para decirle a México que no se perdió la dignidad ante TRUMP, fue una ridiculez, pues mientras Marcelo hablaba, se quitaba las rodilleras, pero esos amantes de la nueva izquierda cagona, que se codea con priistas y otros especímenes amantes de lo ajeno, celebran cada mínima flatulencia.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obras importantes de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Cinco cosas que podrían mejorar las finanzas y servicios públicos que el municipio no quiere que sepas. La número cuatro te sorprenderá

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Antes de continuar, las cinco son propuestas serias y viables. Decir que la número cuatro te sorprenderá es sólo una broma que rememora algunos anuncios de Internet.
La idea es simple, cinco propuestas que de realizarse el gobierno municipal ahorraría dinero y con eso mejorar sus servicios.
Puede parecer que se adelanta a los tiempos electorales y de campaña. Pero no, las campañas del 2021 se están jugando desde ahora.
Bien, sin más vayamos a las propuestas.


Mas Juárez

A la Cabeza

Ultraje a la Suprema Corte de Justicia

 

Francisco Flores Legarda


“Se amado por quien no amas.”
Jodorowsky


Imagine usted que una mañana soleada un grupo de ciudadanos quiere tomar por la fuerza un edificio público. Los ciudadanos marchan por las principales arterias de la ciudad, llegan al recinto y se encuentran con un grupo de policías que tiene instrucciones de impedir el acceso, en aras de mantener el orden público. Uno de los manifestantes, acalorado, cansado, tenso, ve su manifestación frustrada: la valla policiaca es simplemente imposible de franquear. Ante esto, el participante opta por insultar a los policías: “corruptos”, “cerdos” y un largo etcétera. El descontento aumenta mientras corre el tiempo, y ahora decide dirigir sus ataques hacia un policía en particular. El policía, al principio, no se inmuta. No mueve ni un músculo de su rostro. El manifestante continúa insultándolo y acerca su rostro al suyo cada vez más. El policía empieza a gesticular y retrocede un poco, pero no cede. Sigue firme en su posición. Al ver que sus acciones no irritan al policía, el ciudadano aumenta el tono y el volumen de sus insultos. Ante esto, otro policía que presenciaba la escena desde el principio, se exaspera y detiene al manifestante. Él, al momento de ser detenido, le pide al policía razón por la cual lo están metiendo en una patrulla. El policía le responde que ha cometido el delito de ultraje a la autoridad, según se encuentra detallado en los Penales correspondientes. El manifestante, agobiado, asustado, pregunta: “¿qué es ultraje?” Acto seguido, se encuentra detrás de unos barrotes. ¿Es correcta la actuación del manifestante? No, no lo es. Al policía se le debe respeto. ¿Es constitucional la norma del Código Penal que faculta al policía para detener al ciudadano? Tampoco. En una nuez, esto fue lo que discutió y resolvió nuestra Suprema Corte.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com