Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

A vuelta de correo


Miguel Ángel Sánchez de Armas


El 7 de mayo de 1932, el joven periodista campechano Héctor Pérez Martínez, autor de la columna “Escaparate” de El Nacional, reprochó nada menos que a don Alfonso Reyes –en ese momento embajador de México en Brasil– su “distanciamiento” de la literatura mexicana, y le expuso el descontento de un grupo de escritores –después conocidos como nacionalistas–, porque los “Contemporáneos” ni ponían interés en los problemas del país, ni volvían la mirada a la literatura de los grandes maestros mexicanos:

“Dentro de sobres inexpresivos, Monterrey –correo literario de Alfonso Reyes–, nos visita: notas sobre Góngora, charadas bibliográficas, la eterna cuestión de las aclaraciones al Cementerio marino de Válery, y una evidente desvinculación de México […] Y si es penoso contemplar el desarraigo de valores completos como Reyes, lo será, aún más, la comprobación del desligamiento de la juventud que está, contra su deseo, unida biológicamente a México.”


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

EXIGIR A LA POLICÍA MILITARIZADA EL CESE INMEDIATO DE LA LLAMADA ''REVISIÓN DE RUTINA''


Leobardo Alvarado


Exigir el cese inmediato a la “revisión de rutina” y evitar la tentación de establecer “retenes para prevenir” la inseguridad, debería ser la primera preocupación para la sociedad, para organizaciones sociales y gobiernos locales ante la manera en que el gobierno federal inició acciones para detener la violencia e inseguridad, porque De facto se ha instalado lo que será la Guardia Nacional.


Sobre todo, esto debiera ser prioritario para la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, atendiendo a la dolorosa experiencia de Ciudad Juárez con la militarización.


Lo ideal es que hubiera una oposición general a la militarización de las policías locales, pero ya sabemos que no sucederá. No al menos si la población agraviada no es la que lo demanda.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Hacia un Brexit traumático?

Germán Gorraiz Lopez

El Brexit y el triunfo de Trump escenificaron el finiquito del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial a la vieja Europa.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Por los caminos de Sancho
 

 

México, Sancho y yo

Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.

Renward García Medrano

 

 

Estimados amigos: por motivos personales tendré que interrumpir las entregas semanales de la columna Por los caminos de Sancho. Muchas gracias por la paciencia que me tuvieron durante estos años. Tal vez más adelante haya oportunidad de que nuestras veredas se vuelvan a cruzar. Renward.

 

 

 

México, Sancho y yo

 

 

Renward García Medrano

 

 

 

Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

 

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.

 

Yo creía que estaba naciendo el “hombre nuevo” y trataba de ponerme a su altura. Leía y discutía a Marcuse, Godelier, Harneker y los marxistas de las más variadas corrientes. Yo vivía en la oscuridad, buscando un hilo que me acercara la realidad. Las ideas y emociones estaban a flor de piel. El paso de los días me angustiaba: “desconfía –se decía desde el comando informal de París– de los que tienen más de 30 años, y yo ya había perdido 27 en medio de la nebulosa pequeña burguesía.

 

Los hechos del 2 de octubre nos sobrecogieron. Creo que durante unos días literalmente perdí la razón, confundido por la rabia, el miedo, la impotencia. Y angustiado por el riesgo del terrorismo de Estado. Parecía inminente un golpe militar, pero se interpuso el patriotismo –¿saben los políticos de hoy qué es eso?– del general Marcelino García Barragán.

 

En 1970, Luis Echeverría nos desconcertó. Su lenguaje no era el kafkiano de un ex secretario de Gobernación y candidato a la Presidencia. Díaz Ordaz estuvo a punto de sustituirlo por Alfonso Martínez Domínguez. Cuando ganó la elección, don Horacio le preguntó si se estaba quitando una máscara o poniendo otra.

 

Muchos jóvenes del 68 se incorporaron al gobierno, murieron, unos se autoexiliaron y otros se fueron a la guerrilla. En mi libro “1968. Con sus propias palabras” documento que algunos apasionados panegiristas de Díaz Ordaz, como Porfirio Muñoz Ledo, escalaron en la pirámide político-administrativa y hoy son paladines de la democracia antipriista.

 

Pasada la tormenta de 1968 y antes de la de 1971, don Horacio y yo conversamos de no sé qué tema y él me pidió que hiciera un resumen. Se lo envié y al día siguiente me sorprendió verlo publicado en la sección editorial de El Día, el magnífico diario fundado y dirigido por don Enrique Ramírez y Ramírez. Llamé a mi amigo y me transmitió la invitación del director para publicar un artículo semanal en el periódico, y así lo hice hasta que le renuncié a un burócrata que pretendía censurar uno de mis textos.

 

A los pocos meses decidí que mi artículo semanal llevaría el nombre genérico Por los caminos de Sancho y, solo por eso, empecé a llamarle “columna”, lo que me hacía sentir más periodista.

 

¿Por qué Sancho y no don Quijote? Porque otro gran viejo, cálido y adorado, León Felipe, me enseñó que ambos, caballero y escudero, cabalgan por las mismas sendas que ellos van abriendo, que son uno y nada más en su peregrinar infinito.

 

La tarde que leyó por primera vez uno de los poemas que más hondo me han tocado: “Oh, este viejo y roto violín”, dijo  con su voz estentórea y cascada de violín roto:

 

¡Que nadie le llame Sancho Panza!

Es Sancho, a secas.

¡Sancho nada más!

Sancho quiere decir: hijo del Sol,

Súbdito y tributario de la luz.

Además ya tiene Fantasía.

Ya habla como Don Quijote…

Y ha aprendido a verlo todo como él…

Ahora puede usar, él mismo, el mecanismo metafórico.

De los poetas enloquecidos…

Ahora puede levantar las cosas de lo doméstico a lo épico…

De la sordidez a la luminosidad.

Ahora puede decir como su señor:

– Aquello que vemos allá lejos, en la noche sin luna, tenebrosa,

no es la mezquina luz de una humilde cabaña de pastores…

¡Aquello es la estrella de la mañana!

 

Don Quijote y Sancho llevan 400 años cabalgando. Yo tengo menos de medio siglo tratando de seguir sus caminos. Pero estoy cansado… muy cansado. Y veo al país cubierto cada vez más con una nebulosa. ¿Cómo analizar lo que no entiendo?... creo que intentaré montar en las ancas de Rucio, “Rucio amigo, Rucio estoico, Rucio sufrido, Rucio Paciente.”

 

Por eso doy por terminado mi compromiso de una colaboración semanal para La Jornada Morelos, cuyo director, León García Soler, fue siempre respetuoso y un gran amigo. Ya no podré enviar cada semana la columna al puñado de amigos que la recibían por correo electrónico ni enviarla al gran amigo, José Antonio Aspiros, para que la difunda con un celo profesional que lo engrandece. De mi deuda de gratitud con usted, amigo lector, mejor no hablo porque no tengo como pagarla. Quizá usted y yo volvamos a cruzarnos por los caminos de Sancho. Quizá.

 

 

Renward García Medrano

renward11@hotmail.com

 

----------

Renward García Medrano es profesor, economista, escritor y periodista.  Ha sido profesor universitario, Director Editorial de la Presidencia de la República (1970-1976), director general de Comunicación Social de la Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial (1976-1982), Secretario Ejecutivo del organismo internacional CADESCA-SELA, director de Ediciones del diario El Nacional y la revista Tiempo, director y conductor del programa televisivo Fin de Siglo, director y conductor de diversos programas radiofónicos del Instituto Mexicano de la Radio. Ha sido profesor de la UNAM y del instituto Matías Romero de Estudios Diplomáticos (IMRED-SER); dictado centenares de conferencias y participado en numerosos seminarios y coloquios académicos. Actualmente es columnista político dominical de Ovaciones y colaborador de La Jornada Morelos. Es autor de varios libros, entre ellos México en el Mundo;  1968, en sus propias palabras, ¿Qué Hacer? Manual para priistas en desgracia,  Perfil Biográfico de Adolfo López Mateos.

 


  Imprime este texto


Más Información de Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo
El PRD regresa a su caverna
Riqueza y corrupción
Pálidas esperanzas
El corporativismo y la CNTE
Callejón sin salida
Pacto o conflicto
Después del desalojo
¡El grito en el Zócalo!
El error de Ortiz
Carta a la CNTE
El ángel exterminador
Autodefensas
Mitos
Elites voraces
Madero, Zambrano y otras vergüenzas
El pacto como pretexto
La piñata de billetes
Corruptos
Que la Patria os lo demande

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Inician oficinas de la UACJ
las vacaciones de invierno
| Portada
Asesinada y enterrada en un patio,
anciana buscada como desaparecida
| Portada
Impulsa Loera de la Rosa entre diputados
el programa de austeridad de AMLO
| Portada
'Trabajan' ya ruteros un
incremento en la tarifa
| Portada
Temperatura de 13º y bajo
0º C. para este viernes: PC
| Portada
Se suma la UACJ a la colecta
de regalos para navidad
| Portada
Encienden Alcalde y Presidenta del
DIF árbol de Navidad en Zaragoza
| Portada
Desaparecen madre y su pequeño
hijo en la Zona Centro: FEM
| Portada
Ejecutan a una jovencita en
calles de Ampliación Aeropuerto
| Portada
Balacera entre sicarios y policías
en Las Haciendas; un civil muerto
| Portada
Les dan 30 años de prisión por
intentar extorsionar a una mujer
| Portada
Inaugura Alcalde el
BiblioAvión en El Chamizal
| Portada
''Compromiso cumplido, maestros'': AMLO al firmar la iniciativa para cancelar la reforma educativa | Portada
Otra matanza de cuatro, ahora
en una peluquería de La Cuesta
| Portada
Bajo una leve nevada
municipios serranos
| Portada
Continúa la UACJ con el programa
''Vamos en familia al Cinito''
| Portada
Se incorporan corporaciones estatales
y la PGR a la Mesa de Coordinación
para la Construcción de la Paz
| Portada
Joven madre juarense pide ayuda para
luchar contra un cáncer de mama
| Portada
Descenso de temperatura
y vientos fuertes: PC
| Portada
El culero del FCE
| Leviatán

 

Gotera

    Con toga de manta.
    Estremecidos en lo hondo de sus apacibles y tiernos espíritus, los ministros del Poder Judicial no han soportado tanta sucia injuria y así, hechos la indignación pura, se han visto compelidos a dirigirse a la perrada para aclarar que no viven como reyes, que si mucho son modestos príncipes.
    Que no son 600 mil, sino nada más 583 mil y pico de pesos los que ganan al mes, salieron a rectificar los integrantes de la Suprema Corte.
    Y que así con un sueldo de casi 20 mil pesos al día --ahora sí que a mil por hora--, apenas y si les alcanza para mal vivir, aunque disfrutan además de una decena de distintos bonos, compensaciones, extras y otros arrimadijos que les cubren no solo el celular y el desgaste por estrés, sino hasta las mediasuelas y el quitacallos.
    Alegan en su defensa (TEPJF e INE incluidos) que si se les llega a bajar un sólo peso, ellos perderán su halo de integridad, quedarán a expensas de la corrupción, es decir se verán tentados a pedir moches y limosna.
    Así, sin el dinero que les de tranquilidad, independencia y soberanía, ya no podrán garantizar ser los hombres rectos, honrados y ¿justos como hasta ahora?
    Y pues que necesitan continuar en esa cima salarial para poder en emitir fallos limpios y chulos de bonitos como cuando avalaron el "haiga sido como haiga sido" electoral que llevó a Felipe Calderón al poder. O más reciente, la convalidación del fraude en las elecciones para gobernador en Puebla.
    En fin, que se les haga justicia porque...pueden ser peores. (véase el enclave del poder judicial en Brasil, Argentina, Paraguay, etc. con sus golpes de estado).


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

El culero del FCE


Ramón Quintana Woodstock

 

Si algo conquistamos este último julio, es el derecho a llamar las cosas por su nombre, a los ladrones, ladrones, a los traidores, traidores, a los enmascarados, enmascarados, a los culeros, culeros. ¡ya, por lo menos lenguaje y claridad no!” Esa fue la sentencia de Taibo II, en la FIL, este 2018. Si bien, él habla de lenguaje y claridad, no obstante, el último adjetivo se debiera de poner sobre la mesa y explicar a qué se refiere con culero. Las definiciones subsecuentes no parecieran coincidir con la intencionalidad que el escritor trató de darle.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Nini

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Conforme pasó el tiempo hicieron mella los consejos de mi mamá. Entre otras cosas decía: báñate Ramón. No lo hacía con gusto pero sabía que de no hacerlo me diría con todas sus letras “hueles a sobaco chavalo marrano”. (La palabra chavalo en el norte es muy usual para denominar a los lepes, así que, chilangos, ahí la tienen para que se familiaricen con el caló norteño).

Cada año mi madre me inscribía en la escuela, era la única respuesta que ella le obsequiaba a la ignorancia con la que había crecido en el pueblo, así que por lo mismo el hecho de que faltara o reprobara era como pegarle a Dios en la entrepierna. En ese mismo tenor si aquella me miraba con los chavalos punks, aquello implicaba regañada.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Juárez. ¿Ciudad resiliente?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.


Mas Juárez

A la Cabeza

Cielo despejado

 

Francisco Flores Legarda

 

Nunca digas "es mío". Si no es nuestro, no es mío ni tuyo.
Jodorowsk


Un sábado primero de diciembre, con cielo despejado, fue el día de la asunción como presidente constitucional de Andrés Manuel López Obrador. Es el dato que sin intermediarios verifiqué, lo demás lo he escuchado y leído al boleo. Nada nuevo acerca de lo que ha dicho él, de lo que han dicho sobre él. AMLO de una sola pieza y con una gran responsabilidad sobre sus espaldas y a la que están comprometidos sinfónicamente sus colaboradores (eso creo). Decenas de miles se reunieron en el centro histórico del país, México. Alegría jubilosa de los reunidos para constatar el inicio de una administración más que quiere hacer historia inclusiva para no estar demás.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com