Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Exvotos


Miguel Ángel Sánchez de Armas


En una iglesia de Oaxaca, hace muchos años, encontré al pie del Cristo Negro una de las más enternecedoras muestras de fe y devoción populares que he conocido. En una hoja de cuadrícula que disputaba el espacio con centenares de exvotos, se leía en grandes y torpes caracteres y con atroz ortografía:

        Estimado cristo Negro, te pedimos el milagro de que nos agas pasar la Clase de matematicas para no reprovar la Secundaria y si lo aces te prometemos benir descalsas al Santuario y rezar 100 Credos.

        Atte Rosa Isabel y Maria.

        PD: Pero que cea con un 10!


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA SUCESIÓN EN LA UACJ PARA EL PERIODO 2018-2024


Leobardo Alvarado


La sucesión en la rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) esta próxima. Hasta hoy en día la situación es de polarización. Contrario a lo que algunas voces sugieren en cuanto a que pesará la división de grupos en la elección, tal vez lo que hay es un alto potencial para caminar en el sentido de la construcción de un proyecto universitario académico. La pregunta que debe hacerse es si por encima de nombres y posturas personales y de grupo, por primera vez las y los académicos, estudiantes y administrativos de la UACJ en conjunto pueden ponerse por encima de las discusiones que actualmente están en los extremos, para de manera abierta buscar construir un consenso de un proyecto académico para la comunidad universitaria y que beneficie a la ciudad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Provocarán el Petróleo y el Dólar una Tormenta Perfecta?

Germán Gorraiz Lopez

La conjunción de una nueva crisis del petróleo que podría elevar los precios hasta los 100 $ el barril con la excesiva fortaleza del Dólar podría provocar una ciclogénesis económica de resultados imprevisibles.

La tormenta perfecta: Petróleo y Dólar

Los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses, inventarios que habrían sufrido una caída por debajo de la media de los últimos cinco años. Ello, aunado con un aumento de la demanda energética mundial cercana a 1,5 millones de barriles al año, el recorte de producción pactado entre Rusia y la OPEP y una peligrosa caída de la producción en países como Venezuela (600 mil barriles menos al día), Angola (300 mil barriles menos al día), posibles disrupciones en el bombeo de países inestables como Nigeria y Libia y el incremento de sanciones de EEUU a Irán podría desembocar en un recorte de 1,5 millones barriles, lo que conllevará un peligroso incremento de los precios del crudo que darán lugar a tasas de inflación desbocadas e incrementos del precio del dinero por parte del BCE lo que provocará la asfixia económica de países como Italia o España con una Deuda Pública estratosférica (entre 1 y 2 billones €).


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Aquel dos de octubre

Han pasado 50 años, pero la memoria de ese día no ha perdido fuerza.

Son pasadas las tres de la madrugada y estoy en la acera frente al Kiko’s de la avenida Juárez con una bandada de alumnos de la Prepa dos. En zigzagueos y a brincos desde el Zócalo buscamos cobijo para llegar al amanecer y a la corrida de los camiones “Bellas Artes – CU” que llevan a territorio libre y seguro. El miedo transpira en los rostros. Está Rubí, ojos verdes a medio abrir, y Sergio, el copete inmune a la agitación de la jornada. Hay una chica que se unió al grupo en Santo Domingo. Tiene las manos manchadas de la pintura con que estuvo estampando consignas en las mantas para el mitin de Tlatelolco. No dice su nombre. No es muy alta. Tiene el pelo desordenado y me dirige una sonrisa torcida. Hay un debate sobre si avanzar por Bucareli hacia el mercado y ahí esperar, o caminar por Reforma al parque de La Madre.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

Aquel dos de octubre 

 

 

  

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

          Han pasado 50 años, pero la memoria de ese día no ha perdido fuerza. 

 

Son pasadas las tres de la madrugada y estoy en la acera frente al Kiko’s de la avenida Juárez con una bandada de alumnos de la Prepa dos. En zigzagueos y a brincos desde el Zócalo buscamos cobijo para llegar al amanecer y a la corrida de los camiones “Bellas Artes – CU” que llevan a territorio libre y seguro. El miedo transpira en los rostros. Está Rubí, ojos verdes a medio abrir, y Sergio, el copete inmune a la agitación de la jornada. Hay una chica que se unió al grupo en Santo Domingo. Tiene las manos manchadas de la pintura con que estuvo estampando consignas en las mantas para el mitin de Tlatelolco. No dice su nombre. No es muy alta. Tiene el pelo desordenado y me dirige una sonrisa torcida. Hay un debate sobre si avanzar por Bucareli hacia el mercado y ahí esperar, o caminar por Reforma al parque de La Madre.  

 

De pronto un tropel aparece por Iturbide. Se desplaza velozmente. Un pelotón que agita fusiles le pisa los talones. Otros soldados cierran el paso desde la Avenida Juárez. Las cuadrillas arrinconan a los jóvenes contra los cristales de la librería Porrúa. Las culatas de los mosquetones caen rítmicamente, casi en silencio, sin emociones, sobre cuerpos que se desmoronan en las baldosas. Gritamos, más para aliviar nuestro propio miedo que para detener la golpiza. Varios fotógrafos de prensa se han aproximado y observan la escena pensativos, con las cámaras inertes colgando al cuello. Me acerco. Los enfrento. Los acuso de que no registran la alevosía porque son parte de la prensa vendida. Alguien me avisa que los verdes ahora se dirigen a nuestro grupo. Me alejo a paso veloz y me detengo en la esquina, desde donde observo que el oficial al mando interroga a los fotógrafos. Uno de ellos -alto, tez blanca, pelo gris engominado, traje bien cortado y compostura fuera de lugar en aquel escenario- me señala y le dice algo al militar, quien rápidamente se desprende en mi dirección. Corro como nunca en mi vida, como gamo aterrorizado por las balas del cazador, como zorro perseguido por mastines. No vuelvo la mirada. Llego a La Fragua, irrumpo en el Sanborn’s y choco de frente contra dos meseras muy jóvenes. Sin decir nada me toman de los brazos y me arrastran a la cocina, al patio de servicio, y me arrojan en un enorme depósito de basura en donde permanezco hasta bien entrada la mañana.  

 

Por la noche me presento en Novedades en donde soy redactor y traductor. Y ahí, frente al departamento de fotografía, veo al delator. No conozco su nombre. Después me entero que le dicen “el Che” y que nadie en la redacción quiere a este argentino insufrible que tiene fama de fotógrafo mercenario. Me reconoce de inmediato. Se acerca y quiere explicar que no tuvo opción, que lo acorralaron y amenazaron. Miente. Le pregunto que a cuántos otros ha denunciado. Guarda silencio. Le doy la espalda. No lo vuelvo a ver en mi vida. 

 

En 1968 viví como incipiente periodista el gran movimiento que sacudió al país el año en que vivimos en peligro. De las consignas de aquellas jornadas hubo una que sobresaltó mi entonces torpe inocencia profesional: “¡Prensa vendida!” 

 

No alcanzaba yo a comprender el significado profundo del reproche lanzado una y otra vez por las multitudes en las avenidas defeñas. Las mantas, los puños en alto y la expresión colectiva de encono me sumían en un estado de confusión. Mas pronto abrí los ojos a la dolorosa realidad de nuestra profesión: tantos medios al servicio del sistema y alejados de la sociedad a la que dicen servir.  

 

Durante años me agobió la sospecha de que entre el diarismo sucio del mundo, el mexicano ocupaba un lugar principal. Con el tiempo comprobé que en todas partes el llamado “cuarto poder” puede enlodarse con la misma presteza que el primero, que el segundo y que el tercero. Lo que Robert Michels estudió acerca de la concentración de poder en la dirigencia de los partidos políticos en 1911, tiene perfecta aplicación para las organizaciones informativas: acumulación en la cúpula y desplazamiento de la militancia (audiencia). Sin distinción de nacionalidad, credo o raza. 

 

En un espléndido libro, The Trust, se narra cómo el venerado New York Times guardó silencio cómplice sobre el Proyecto Manhattan para desarrollar la bomba atómica a cambio de la “exclusiva” después de que el artefacto fuera empleado. En los años de la guerra fría, respetados editores del primer mundo de la democracia alegremente sometían artículos al escrutinio del asesor presidencial Arthur Schlesinger, quien a su vez compartía los más “duros” con el presidente Kennedy para “suavizarlos” antes de su publicación. Es posible que esto recuerde la escena de El Padrino en donde Hyman Roth exclama satisfecho: “Por fin… ¡un gobierno amigo con el que se pueden hacer negocios!”  

 

En el curso de una investigación di con un ejemplo señero, la confirmación de que en los más albos castillos de la pureza puede haber una cloaca y muchos esqueletos en el ropero. Hablo de The Atlantic Monthly, la gran revista liberal fundada en 1857 por Ralph Waldo Emerson, Henry Wadsworth Longfellow, James Russell Lowell y Oliver Wendell Holmes (¡acervo de pedigrí pocas veces visto!) que a lo largo de su centenaria existencia ha publicado firmas que son joyas de la inteligencia, la razón y el conocimiento. En una antología de la revista se pueden encontrar textos que iluminaron épocas, como la “Carta de la cárcel de Birmingham” de Martin Luther King, Jr., el ensayo “Ventanas rotas” de James Q. Wilson y George L. Kelling o el encuentro de la poesía y la política de Archibald MacLeish. 

 

Mas he aquí que en junio de 1938, tres meses después de que el gobierno del general Cárdenas expropiara la industria petrolera extranjera, esta casa de la virtud publicó un número extraordinario: “The Atlantic Presents – Trouble Below the Border – Why the Mexican Struggle is Important to You” (The Atlantic presenta – Problemas al sur de la frontera – Por qué la lucha en México es importante para usted) que según personajes de la época, entre ellos el embajador de Estados Unidos en México, Josephus Daniels, y Jesús Silva Herzog, fue una de las más extremas muestras de la villanía de la prensa a cambio de treinta monedas… en este caso, de treinta barriles de petróleo 

 

Este paradigma de deshonestidad periodística fue financiado por la Standard Oil. Un alto funcionario del Departamento de Estado le reveló al embajador Daniels que e[Field]n 1938 The Atlantic[Field] atravesaba por graves dificultades económicas y Edward Weeks[Field], el noveno editor de la revista, negoció con la petrolera[Field] la edición de un folleto que sirviera a sus propósitos de propaganda. Ochenta años después, la lectura de ese folleto aún produce efectos eméticos. 

 

Es interesante el juicio de Daniels[Field] sobre el asunto. Sin sutilezas diplomáticas condena el episodio en el que la revista liberal perdió la virtud: “Lo más bajo a que llegó la propaganda en contra de las políticas de México y de sus funcionarios fue la de la revista Atlantic Monthly[Field], una de mis favoritas a lo largo de mi vida hasta que se degradó entregándose a los intereses petroleros. Cayó de las alturas al más profundo abismo y se ganó el desprecio de todos quienes vieron que una revista que durante mucho tiempo gozó de la confianza popular había perdido la decencia, como lo fue, cuando abrazó la campaña de las compañías de petróleo que deseaban que Estados Unidos[Field] le declarara la guerra a México. 

 

Prensa vendida, pues. 

 

 

30 de septiembre de 2018 

 

 

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Exvotos
Aquel dos de octubre
El misterio de la creación
La bestia
Los paradigmas
Los idus de septiembre
Medios públicos
Tengo un sueño
El más triste de los alquimistas
El misterio de Foforito y otras ociosidades
En torno a la propaganda
Esa montaña...
Recuerdo de Conrad y Kipling
Escribir en el apando
No creo en el fin del hombre…
Ve y dilo en la montaña
Perdido en el Paraíso
Medio pan y un libro
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
Memoria de Manuel Buendía

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Sacan de las calles a 68 conductores
ebrios durante el fin de semana
| Portada
Asiste representante de AMLO
a la Asamblea Anual Ordinaria de Desarrollo Económico
| Portada
Trabaja Obras Públicas en reparación
de baches generados por lluvias
| Portada
Arrojan cadáver envuelto
en lona a orillas de Urbivilla
| Portada
Amplía la UACJ periodo de
fichas hasta el próximo día 18
| Portada
Vistan Alcalde y Gobernador las
instalaciones del Asilo Santa María
| Portada
Sin agua colonias del oriente
por trabajos de la Jmas en la red
| Portada
Atrapa la migra a un ex convicto por
homicidio al cruzar por la antigua Asarco
| Portada
Cesarán a guardia del Cerecito
que manejaba en estado de ebriedad
| Portada
Detienen a cuatro “polleros” y a
un cliente del estado de Puebla
| Portada
Emite Protección Civil
alerta amarilla por lluvias
| Portada
Participan familias y estudiantes en la
1ra Carrera Urbana con Obstáculos
| Portada
Se entrega guatemalteca por no tener
comida ni hospedaje para sus tres niños
| Portada
Atiende Servicios Públicos
avenidas con mayores afectaciones
por las recientes lluvias
| Portada
Lo ejecutan y luego lo carbonizan
en la colonia Héroes de la Revolución
| Portada
Arrestan municipales a 75 jóvenes
durante ''fiesta escandalosa''
| Portada
Muere anciana tras chocar el auto
en que viajaba sobre Santiago Troncoso
| Portada
Madre y dos hijos guatemaltecos
se quedan sin comida y se entregan
| Portada
| Gotera
Bajo ''Abrazos, No Muros'', se reúnen
235 familias separadas por la deportación
| Portada

 

Gotera

    Al unísono.
    Por estos días de calles convertidas en ríos y cruceros en lagunas, es cuando al gobernador se le mienta más.
    En la calle, en la oficina, en la ruta, en el jale, en todas partes se escucha el nombre del inquilino de Palacio y, claro, no en los mejores términos.
    Desde luego que la condena es mayor en tanto más grandes los daños, pues ya se sabe que acá las lluvias hasta tiran casas.
    Es, o ha de ser por aquello de que "acabaré con las inundaciones", fue algo así como el mayor tercer anzuelo al voto juarense, después de la estelar promesa de "meter a Duarte a la cárcel" y la segunda, la de "acabar con la inseguridad". (¡No, si de saber sabía por donde mentirles!!!)
    Pero pues ni una ni otra ni otra.
    Ahora sus representantes en esta la más pantanosa orilla estatal, no se cansan de decir que lo de los grandes charcos no le corresponde al gobierno estatal.
    Afirman que es un asunto de índole municipal, y que aquello de engatusar a los fronterizos, pues era como la función del nigromante en campaña: etereo material de ilusión temporal...o, puro cuento.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Viva Méjico


Ramón Quintana Woodstock

 

Me emociona que les emocione que estén emocionados por la independencia de Méjico, me da harto gusto ver como en el cumpleaños de Porfirio Díaz nos pongamos patrioteros, luego el presidente en turno hace el ridículo antes miles de ridículos que se sienten ridículamente Mexicanos porque se ponen unas garras horribles que llevan tufo de campesino revolucionario, con colores patrios; la verdad es que esa ropa lo único que hace es disimular la panzota de ella y de el, de ahí en más no sirve para maldita la cosa.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Mexicanote

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La reciente designación de Paco Ignacio Taibo II molestó a muchas personas, ahora navega entre los memes. Me encanta ver como se desgasta la mexicanada haciendo saber su aberración hacia el personaje que es un intelectual de izquierda y se lleva de piquete de cola con AMLO. Estudios no le faltan, pero parece que el puesto en el que lo pusieron desagradó a la derecha y centro, y a otros tantos que no saben que quieren pero les encantan zurrarse encima de los demás.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

¿El gran golpe?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Yo no sé si la autoridad esta torcida o los reporteros no saben hacer notas. Pero me queda muy claro que cuestiones tan obvias dejan en evidencia que ni en los casos más sencillos, la autoridad hace su trabajo de manera correcta.

Ahora entiendo porque la Dirección de Limpia no quita los pendones de los postes ni cobra las multas correspondientes, no tienen la capacidad intelectual para hacerlo. Así de sencillo.


Mas Juárez

A la Cabeza

La oligarquía mexicana

 

Francisco Flores Legarda


Busco mi verdadero rostro en tu corazón,
donde entre los latidos y la sangre brilla un espejo.

Jodorowsky


No recuerdo defensa tan enjundiosa de derechos laborales de los empleados de confianza del gobierno. Por atavismo, el servidor público de confianza ha existido al margen de conflicto laboral. El principio que rige es sencillo, a este tipo de empleado se le tiene confianza o no se le tiene. La confianza es la base de su permanencia.

Otro principio, asociado al anterior o su corolario dicta: todo nuevo gobierno se arroga el derecho de reelaborar la plantilla de los empleados de confianza. La barredora sexenal no se ha dejado de aplicar. Claro que me refiero a la de la administración pública federal. De poco han servido disposiciones legales.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com