cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Creación en las tinieblas


Miguel Angel Sánchez de Armas


La sombra del revolucionario, entrega pasada de Juego de ojos, provocó un tsunami de comentarios sobre la personalidad de Martín Luis Guzmán.

“Alguien que se supo muy bien acomodar entre la clase dominante”, expresó una lectora del norte de México.

“El mejor prosista, junto con Reyes y Novo. Impecable. De su amor por el periodismo y las letras, yo agregaría una anécdota final: murió sobre el escritorio con las galera de Tiempo en las manos”, consideró el columnista que a mi juicio es uno de los maestros del estilo en la prensa escrita contemporánea.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


Coronavirus y nueva sociedad

Germán Gorraiz Lopez

El shock traumático provocado en la sociedad por la irrupción de coronavirus y la posterior entrada en recesión de las economías, provocará el final del endémico aislamiento y pasividad del Individuo y obligará a una profunda catarsis y metanoia de la sociedad en su conjunto que hará revisar los fundamentos que lo sustentan.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Sindéresis
 

 

Identidad del poder judicial


El poder judicial, además de ser la institución encargada de la solución de los diversos conflictos que se presentan con motivo de la aplicación de todas las normas, tiene una de las facultades mas importantes para el Estado de derecho: interpretar las disposiciones jurídicas, su alcance y significados1.

Si bien los poderes legislativo y ejecutivo, dentro del ámbito de sus respectivas competencias y en las modalidades que establece la Constitución, pueden emitir normas de carácter general –típicamente leyes o reglamentos– corresponde al poder judicial determinar el significado último de las mismas. En muchas ocasiones, de la especificación de dicho significado dependerá la validez o no de decisiones fundamentales.

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Identidad del poder judicial

 

 

 

 

 

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

El poder judicial, además de ser la institución encargada de la solución de los diversos conflictos que se presentan con motivo de la aplicación de todas las normas, tiene una de las facultades mas importantes para el Estado de derecho: interpretar las disposiciones jurídicas, su alcance y significados1

 

Si bien los poderes legislativo y ejecutivo, dentro del ámbito de sus respectivas competencias y en las modalidades que establece la Constitución, pueden emitir normas de carácter general –típicamente leyes o reglamentos– corresponde al poder judicial determinar el significado último de las mismas. En muchas ocasiones, de la especificación de dicho significado dependerá la validez o no de decisiones fundamentales. 

 

A través de esta importante facultad, el poder judicial en los estados constitucionales se convierte en el órgano de control más importante. Tiene a su cargo el control de constitucionalidad y de legalidad, según corresponda. Los juzgadores –sean jueces, magistrados o ministros– en el ámbito de sus respectivas competencias y siguiendo los procedimientos establecidos para ello, interpretan las normas, determinan su significado y, a partir de ello, dictan sentencias que confirman o invalidan decisiones de los otros órganos de autoridad. 

 

De esta manera, los juzgadores zanjan diferencias que están grávidas de consecuencias para las partes involucradas y toda la sociedad si adquieren el carácter de normas generales. Pueden tener, entre otras implicaciones, consecuencias sociales, políticas o económicas muy cuantiosas. Pensemos, por ejemplo, en los alcances de las decisiones en materia de amparo fiscal; en las implicaciones de las sentencias en los casos de acciones de inconstitucionalidad en los ámbitos de las telecomunicaciones o la energética; la resolución de controversias constitucionales sobre la distribución de recursos entre las autoridades de los diferentes órdenes de gobierno; o las decisiones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre multas a partidos políticos o concesionarios de radio y televisión. En esos y en muchos temas más, las decisiones judiciales poseen consecuencias jurídicas de enorme alcance económico, y consecuentemente, político.

 

En todos esos casos, cuando los juzgadores operan como instancias de control que verifican que las decisiones de las autoridades legislativas o administrativas –ya sean del poder ejecutivo o de los órganos autónomos– se ajusten al marco jurídico vigente, en realidad están desarrollando una función estratégica para la vigencia del Estado constitucional. Por eso es indispensable que los jueces la lleven a cabo con riguroso apego a la imparcialidad, la independencia, el profesionalismo y la probidad. 

 

En años recientes, la transformación del Estado Legislativo2en un Estado Constitucional Democrático ha implicado colocar la garantía de los derechos humanos de las personas como primera obligación estatal (CPEUM, artículo 1º)3. Con esa reforma se incorporan mandatos y mecanismos para que todas las autoridades orienten su desempeño al priorizar la protección más amplia de los derechos humanos de todas las personas.

 

Se trata de una función básicamente de control ante los posibles excesos u omisiones por parte de las diferentes autoridades del Estado. De hecho, el poder judicial en las democracias contemporáneas se convierte en la institución primaria que protege los derechos, cuida aplicar la Constitución y la ley para, de esta manera, controlar los excesos y abusos en el ejercicio del poder. Cuando una judicatura no funciona, o funciona mal, el Estado de derecho en su conjunto deja de funcionar, pues al no haber certeza sobre la aplicación de las normas, los derechos quedan desprotegidos y el poder no encuentra límites.

 

Como puede observarse, también desde esta perspectiva resulta fundamental que los juzgadores actúen con independencia, imparcialidad y probidad. Por sus mesas pasarán asuntos relacionados con la vida, la libertad, la integridad, el patrimonio de las personas. Pero también revisarán y sancionarán controversias vinculadas con el respeto al voto, el acceso a la información pública, la transparencia o la protección de los datos personales. En todos los casos, y sobre todo en la combinación de los mismos, es posible entrever la necesidad de contar con un poder judicial honesto, profesional y responsable. 

 

Desde hace algunos años –primero en algunos países europeos y cada vez más en los latinoamericanos– ha cobrado fuerza la idea que también los particulares pueden lesionar los derechos humanos de las personas. Esto es así, sobre todo, cuando existe una disparidad de poder entre unos actores privados y otros que se encuentran en una situación de vulnerabilidad o desventaja. Los supuestos en los que esta disparidad puede presentarse son múltiples e impactan, de manera inversamente proporcional, grandes intereses económicos y derechos humanos fundamentales. Ese es el caso, por ejemplo, de los grandes proyectos de inversión privada en infraestructura, los proyectos mineros u otras actividades económicas que conllevan inversiones millonarias pero se traducen en conflictos laborales, desplazamientos humanos, daños ecológicos, etc.

 

Para resolver la clase de conflictos en que las autoridades administrativas tienen alguna intervención, pero en realidad se trata de conflictos entre particulares, es necesario contar con un poder judicial capaz, probo, imparcial e independiente. Solo de esta manera las partes en disputa reconocerán la acción de la justicia y acatarán sus sentencias. 

 

La misma lógica debe imperar cuando los jueces resuelven diferendos o controversias entre personas que se encuentran en una situación de relativa paridad de poderes. Es decir, cuando juzgan casos de índole ordinaria en los que están en juego disputas entre derechos, intereses o pretensiones relacionadas con los diferentes ámbitos de la vida social (familiar, civil, mercantil, etc.). También en estos casos, la probidad de los juzgadores resulta fundamental como el mecanismo más efectivo que la convivencia civilizada ha encontrado frente al uso indiscriminado de la fuerza o porque la justicia legal es el único antídoto que los hombres han encontrado frente a la “justicia por mano propia” y la violenta “ley del más fuerte”. 

 

Como puede verse, en la evolución de las democracias contemporáneas, las judicaturas han aumentado y reforzado su papel de tal manera, que es imposible pensar en las interacciones de autoridades entre sí, entre estas y la sociedad, o bien entre los miembros de esta última, sin considerar el papel necesario de los juzgadores. 

 

Por todo lo anterior, cuando un problema como la corrupción ataca al poder judicial, cimbra en sus bases al Estado de derecho en su conjunto.

La corrupción es entendida como la práctica de actos ilícitos por medios económicos o materiales para conseguir un beneficio personal. De manera particular, la corrupción política es la que llevan a cabo servidores públicos que utilizan inapropiadamente bienes públicos para conseguir prerrogativas4. Cuando se convierte en un modus vivendi al interior del poder judicial, se anida un mal que trasciende a la propia institución, un mal que pone en riesgo al Estado constitucional en su conjunto. 

 

Cuando los juzgadores claudican en su función de control ante los poderes públicos, privilegian injustificadamente –o ilegalmente– algunos intereses poderosos sobre otros bienes jurídicos fundamentales; o benefician por razones inconfesables a una parte sobre otra en un litigio ordinario, corrompen y erosionan al proyecto social en su conjunto. Para decirlo con las palabras de Charles Howard Mcllwain, un clásico en la materia: “la única institución esencial para defender el derecho siempre ha sido y todavía es un poder judicial honesto, hábil, preparado e independiente.5” 

 

En el momento en que un poder judicial decide como institución, o bien a través de alguno de sus miembros, por convenir a intereses de otra naturaleza, dejar de lado la honestidad, sus mejores habilidades y conocimientos, así como su independencia o autonomía para resolver un asunto, no sólo daña un proceso en específico sino a las partes involucradas. El daño se inflige sobre todo el mecanismo creado para proteger al Estado y a la sociedad en su conjunto. Se está dejando al Estado de derecho sin su mecanismo de control para quedar únicamente como estructura de simulación vacía de todo contenido. 

 

La independencia de la institución, o bien la autonomía de cada juzgador en lo individual, es un atributo clave porque implica autonomía de decisión frente a los intereses de los otros poderes del Estado y, también, frente a los diferentes poderes privados que existen en todas las sociedades. En esa medida es condición necesaria para el ejercicio imparcial de la función judicial. Imparcialidad que debe traducirse en decisiones fundadas en derecho y técnicamente sólidas. Ello conviene recordarlo, sobre todo, porque los jueces tienen la última palabra en la determinación del significado del derecho. De ahí que también la preparación y la honestidad de los jueces resulte imprescindible. 

Es este el espacio donde el derecho provee a la sociedad de uno de sus atributos más valioso, la certeza jurídica, la seguridad de que existen agentes públicos con la misión inquebrantable de aplicar lo que las leyes dictan y erradicar de esta manera la discrecionalidad, así como la fuerza del dinero o el poder como medio para solucionar los conflictos. Si la misión de la justicia, es decir de aplicar la ley, se corrompe, el Estado pierde su legitimidad, su fuerza sobre la sociedad y, eventualmente, cede el espacio a la irracionalidad, la injusticia, la violencia o bien a grupos que logren justificar sus acciones de alcance colectivo al margen de la ley. Esto sucede, por ejemplo, en el caso de los grupos de autodefensas, que mas allá de su efectividad son en muchas ocasiones apoyados por sus comunidades en contra de grupos criminales, pero también de autoridades ineficaces por corruptas. 

 

Hasta ahora hemos advertido una primera dimensión en que la probidad es indispensable y, en contrapartida, la corrupción judicial posible. Aquella en la que tiene lugar la función jurisdiccional propiamente dicha. A partir de las premisas antes descritas, podemos decir que, en este ámbito, la corrupción se presenta cuando los juzgadores dictan resoluciones al margen de la legalidad –ya sea ignorando el derecho o forzando su significado mediante interpretaciones espurias– para:

 

a) Favorecer los intereses de un actor –que puede ser el Estado o un particular– poderoso. 

b) Favorecer ciertos intereses particulares en detrimento del interés público.

c) Avalar decisiones de los poderes públicos que violan derechos humanos.

d) Avalar decisiones de algunos poderes privados que violan derechos humanos.

e) Favorecer privilegios ilegítimos sobre derechos humanos de personas o grupos vulnerables.

f) Favorecer ilegítimamente a una de las partes de un litigio sin que le asista la razón.

g) Obedecer instrucciones de sus superiores dentro de la institución para servir a objetivos políticos diferentes a la administración de justicia.

Las razones por las que los juzgadores actúan traicionando su función social pueden ser múltiples: beneficios económicos, acuerdos políticos, cálculos estratégicos, vínculos personales, etc., pero, en todos los casos, se trata de actos de corrupción muy preocupantes por las consecuencias que ocasionan. 

Existe un segundo tipo de corrupción en el ámbito judicial: el que se presenta al interior del poder judicial pero en su estructura y funcionamiento administrativo. En este nivel, la corrupción puede presentarse de diferentes maneras:

 

a) Cuando los actores e instancias responsables de manejar los recursos y bienes institucionales malversan o se aprov echan de los mismos;

b) Cuando las instancias responsables de controlar, vigilar y supervisar el ejercicio de los recursos y bienes asignados al Poder Judicial claudican de su función;

c) Cuando las instancias responsables de ejecutar las normas y procedimientos establecidos para el ingreso y promoción dentro de la carrera judicial las manipulan para beneficiar o perjudicar a personas determinadas; 

d) Cuando, a través de familiares o prestanombres, los propios juzgadores litigan casos ante el Poder Judicial del que forman parte.

 

Desafortunadamente, México atraviesa un serio fenómeno de corrupción que atrapa en mayor o menor medida a todas las instituciones y órganos del Estado en todos sus niveles de gobierno. Los poderes judiciales, el federal y los 32 locales, no han logrado escapar de este fenómeno. Cada uno, en momentos y circunstancias distintas, han practicado o practican uno o varios (incluso todos) de estos tipos de corrupción. Mientras el guardián o control de la legalidad no cumpla cabalmente con sus fines, la corrupción se apodera de todos los espacios de la vida pública hasta el grado de ser considerada por muchos como un fenómeno connatural a nuestra sociedad. 

 

Erradicar la corrupción es muy importante para el avance de la vida democrática, pero en el caso del poder judicial resulta fundamentalcomo uno de los primeros pasos para iniciar ese movimiento. Es el espacio donde no se deben de escatimar esfuerzos y recursos para que, a partir de ahí, se aplique la ley en todos los demás ámbitos. Estas notas que dibujan el mapa de riesgos de la corrupción en el guardián del derecho, pueden ser un paso para un análisis detallado de cada caso concreto en la búsqueda de la llamada cultura de la legalidad. 


1 Desde el proceso de elaboración del primer texto constitucional moderno, el de los Estados Unidos, sus autores planteaban que la interpretación de las leyes es el ámbito propio y particular de las cortes. “La Constitución es, de hecho, y debe ser vista por los jueces, como la ley fundamental. Es por ello que les corresponde a ellos revelar su significado, así como el significado de cualquier acto en particular que procede del cuerpo legislativo…. la Constitución debe ser preferida al estatuto, la intención del pueblo sobre la intención de sus agentes.” Hamilton, Jay y Madison, The Federalist Papers, no. 78, p. 418.

2 Esta es la denominación que le otorga Luigi Ferrajoli al modelo jurídico dominante antes de la ola democratizadora en Europa y América Latina. Cfr. Ferrajoli, L., Principia Iuris. Teoria del Diritto e della Democrazia, Laterza, Roma-Bari, 2007. 

3 Cfr., entre otros, Carbonell, M., P. Salazar, (coordinadores), La reforma constitucional de derechos humanos. Un nuevo paradigma, UNAM-Porrúa, México, 2011.

4 Vid. Concha Cantú, Hugo, “El fenómeno de la corrupción en el Estado democrático”, en Marván, María (coordinadora) Nosotros los Honestos, ellos los Corruptos, Percepciones sobre la Corrupción en México. CORRUPCIÓN Y CULTURA DE LA LEGALIDAD, UNAM – Instituto de Investigaciones Jurídcas, México, 2015 (en prensa). 

5 C.H. Mcllwain, Costituzionalismo antico e moderno, p. 162.

 

 

Salud y larga vida.

 

  

Profesor por oposición de la Facultad de Derecho de la UACH

@profesor_F

Freelance

 

 

 

Francisco Flores Legarda

panchoflores9@yahoo.com.mx

panchoflores9@hotmail.com

Twitter @profesor_F

 

 

 

 


  Imprime este texto


Más Información de chileKNqueso

Catálogo de virus
José Saramago
El virus fascista y golpista
Gobierno a prueba (COVID-19)
García Luna un personaje peligroso
Fraude a la Constitución (Ley Bonilla)
Impulso a la moralización
El virus que mece la cuna
La Tercera Vía
Economía y coronavirus
La mafia del poder que sedujo a México*
Un cuestionario sobre el miedo…
Actores de reparto
La salud mental en tiempos de crisis
Carta de los derechos generales de los médicos y enfermeras
*La historia se repite
Alto a las agresiones al personal medico
Emergencia sanitaria
Cuarentenas y pandemias
El abandono en el sector salud

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Suma Servicios Públicos
125 colonias sanitizadas
| Portada
Incauta la Border Patrol 36 mil
dólares en un retén sobre la I-10
| Portada
Soleado y con máxima de
35º C. para fin de semana: PC
| Portada
Asesinan a balazos a un joven
en el Infonavit Casas Grandes
| Portada
Invita Contraloría a servidores públicos
a presentar la Declaración Patrimonial
| Portada
Mueren siete más y eleva Juárez
a 254 los decesos por Covid-19
| Portada
Encabeza Alcalde la reunión
391 de la Mesa de Coordinación para
la Construcción de la Paz
| Portada
Detienen municipales a tres sujetos
por el delito de secuestro exprés
| Portada
Ejecutan sicarios a hombre
en Parajes de San Isidro
| Portada
Arrojan a encobijado en
baldío de Lomas del Valle
| Portada
Con método novedoso
repavimenta Gobierno Municipal
tramo de la avenida De Las Torres
| Portada
Intentan matarlo sobre
Eje Vial; grave al hospital
| Portada
Asesinan a balazos a a
joven en Ampliación Felipe Angeles
| Portada
Atemperado, en los
33º centígrados: PC
| Portada
Hospital Veterinario de la UACJ
brinda servicio telefónico
| Portada
Entrega Presidente Municipal apoyo
alimenticio a hombre de la tercera edad
| Portada
Aseguran municipales 320
libras de marihuana y arrestan al propietario en colonia Suterm
| Portada
Tirotean el domicilio de un agente
de la Fiscalía General del Estado
| Portada
Estrangula a su mujer
y entrega el cuerpo al Semefo
| Portada
Choca motociclista en Juan
Pablo II y se cercena una pierna
| Portada


Gotera

    Guerreros de la santa mentira.

           ('Calumnia calumnia que algo queda')

    Aún bajo el trauma del tsunami nacional del '18, asustadita la clase fifí chihuahuita se apresura y desde ya lanza la campaña dirigida tratar de evitar que Morena se haga con la gubernatura ahora en manos de conservadores.

    En esa apasionada cruzada, los caballeros del recién formado 'Frente Empresarial Electoral' le entran con tanta enjundia a la batalla que hasta dan de trompicones con el tema sensible, presente en la cabeza de todo mundo: el Covid-19.

    Afirman en elaborados mensajes de dulce voz femenina insertados en las redes sociales, que Chihuahua ha sido abandonado en la lucha contra la pandemia.

    En los anuncios de pretendida solidaridad y aliento, los empresarios corralistas aseguran, como soltar una verdad grande: el Gobierno Federal no se ha puesto con nada en el combate contra el coronavirus.

    Por ello, juran que los chihuahuenses recordarán esa afrenta en el momento adecuado --frente a las urnas?-- . Porque, dicen, los chihuahuenses "sabemos", y la palabra se repite y se siembra en el escucha para que este dilucide '...quien sí nos ayudó'.

    Sueltan el embuste, como si no fuera del dominio público que es en el Issste, pero sobre todo en el IMSS donde se atiende a la mayoría de los infectados de la entidad.

    Cual si nadie supiera que la reconversión de los nosocomios a Hospitales Covid se ha hecho con dinero federal.

    Lo mismo, como si fuera desconocido que equipo, medicinas y accesorios de seguridad sanitaria son suministrados desde la federación.

    También como si fuera secreto que la dotación a GobEdo del presupuesto federal de salud se ha hecho en forma adelantada por varios meses.

    Desde luego, la aristocracia del rancho no marcha sola, de hecho la constitución del trabuco electorero es producto del directorio neoliberal de la entidad, con don Javier a la cabeza.

    Es por eso que, el mensaje central de propaganda referida no hace otra cosa que repetir el ladino lamento del mismo gobernante: semos probes y la federación no nos ayuda en nada.

    La publicidad descrita, se advierte, está diseñada para inferir que la escalada de contagio y muerte en el estado y sobre todo en Juárez, sería culpa del gobierno central al que acusan de omiso.

    Claro, se descuenta por obvia filia, ideológica y de gremio, la mínima crítica a la verdadera negligencia consistente en la luz verde que Palacio estatal da a la operación de las maquiladoras, y en el hecho de dejar sin regulación --más alla de la declaración y el boletín--, el transporte contagioso que mueve las multitudes de obreros.

    Es la guerra sucia, desde la fakes, porque 'sabemos' que los chihuahuenses son...pendejones.


Más Gotera

Leviatán

Te crees mucho


Ramón Quintana Woodstock

 

¡Te crees mucho! ¡te crees mucho!. No hace muchos años escuchaba esa frase en represalia porque no llegaba temprano a casa, y cuando lo hacia siempre estaba de mal humor. Una pequeña fortuna de billetes me había deslumbrado, tenia dos trabajos y uno de ellos me servía para sufragar toda la cerveza del mundo. Dilapidaba el dinero como si abundara, estaba en una segunda adolescencia pero ahora no pedía fiado, era un adultecente: me divertía como niño con cartera de grande, creo que lo único que me faltó para ser un idiota completo era comprar videojuegos, lo cual no hice, nunca me gustaron, así que me salvé por un pelito, solo era medio idiota.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Epistemólogo del gossip. Literal

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La primera imagen que vi en ese periódico fue a un señor que se la salió el cerebro del impacto que sufrió en un choque.  El cerebro estaba en la vía pública y el cuerpo desollado dentro del auto. Literal. Las frases groseras y el lenguaje ramplón hicieron que muchos se identificaran con el vespertino, un tabloide lleno de casas de citas y con un poster de una mujer enseñando casi todo, algo que raya en la pornografía, pero nadie dijo nada y dudo mucho que alguien lo haga. En tiempos del PRI, ni pensarlo, el propietario es un tipo que se codea con gobernadores y gente muy caca-grande del partido exdueño de México. Que, por cierto, este señor vive en El Paso en la zona más rica, y mientras usted y yo estamos renegando por tanta idiotez que publican en sus periódicos, él desde la montaña se asoma hacia Juárez aplaudiendo a los muertitos para seguir abrevando de ellos, y vender más PM. Literal.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

La pandemia no frena la política

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Sé lo que tengo que decir, pero cómo empezar.

Tal vez sea por la emergencia sanitaria y la falta de cervezas. Dicen que ya surtieron las tiendas de nuevo. ¿Será?

Un amigo tiene un restaurante. A veces abre, otras no. Para vender necesita comprar insumos, si no vende suficiente el costo es mayor a la ganancias. Ante esa situación resulta menos riesgoso no abrir. Pero no abrir implicará ¿cerrar definitivamente?


Mas Juárez

Sindéresis

Catálogo de virus

 

Francisco Flores Legarda


“No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.”
Jodorowsky


En México nos acercamos al proceso de desconfinamiento, con la certeza de que el SARS-Cov2 se mantendrá no sólo en el catálogo de virus recurrentes. Nos acercamos al primero de junio, para invocar a todas las personas que mantuvieron las actividades esenciales asumiendo riesgos para que los demás nos mantuviéramos alejados de posibles fuentes de contagio.

En el recuento algún día, espero pronto, tendremos la relación de los esencialistas fallecidos. En ella se incluirá no sólo al personal médico-sanitario. Miembros del Ejército, de la Marina, de las unidades de policía, de abarrotes y supermercados, trabajadores del sector energía y de las telecomunicaciones, de la distribución de agua potable y de recolección de basura, los empleados de sucursales bancarias.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com