cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Creación en las tinieblas


Miguel Angel Sánchez de Armas


La sombra del revolucionario, entrega pasada de Juego de ojos, provocó un tsunami de comentarios sobre la personalidad de Martín Luis Guzmán.

“Alguien que se supo muy bien acomodar entre la clase dominante”, expresó una lectora del norte de México.

“El mejor prosista, junto con Reyes y Novo. Impecable. De su amor por el periodismo y las letras, yo agregaría una anécdota final: murió sobre el escritorio con las galera de Tiempo en las manos”, consideró el columnista que a mi juicio es uno de los maestros del estilo en la prensa escrita contemporánea.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


Coronavirus y nueva sociedad

Germán Gorraiz Lopez

El shock traumático provocado en la sociedad por la irrupción de coronavirus y la posterior entrada en recesión de las economías, provocará el final del endémico aislamiento y pasividad del Individuo y obligará a una profunda catarsis y metanoia de la sociedad en su conjunto que hará revisar los fundamentos que lo sustentan.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

El oficio de Manuel Buendía

Una mañana de primavera hace más de 30 años, coincidí en el vestíbulo de la Cancillería en la torre de Tlatelolco con Félix Fuentes, ya entonces un viejo reportero. Tomamos el elevador. En el trayecto hablamos de Manuel Buendía, asesinado unos años antes en circunstancias que hoy permanecen oscuras.

Félix, quien se formó en La Prensa, me confió que lamentaba haber estado en el bando de los cooperativistas que organizaron el golpe de mano que echó a Buendía de la dirección editorial del diario. Buendía había sacado al rotativo del cieno de la nota roja para llevarlo al ateneo de los grandes periódicos nacionales, hazaña no menor.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El oficio de Manuel Buendía

 

 

 

 

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

          Una mañana de primavera hace más de 30 años, coincidí en el vestíbulo de la Cancillería en la torre de Tlatelolco con Félix Fuentes, ya entonces un viejo reportero. Tomamos el elevador. En el trayecto hablamos de Manuel Buendía, asesinado unos años antes en circunstancias que hoy permanecen oscuras.

 

          Félix, quien se formó en La Prensa, me confió que lamentaba haber estado en el bando de los cooperativistas que organizaron el golpe de mano que echó a Buendía de la dirección editorial del diario. Buendía había sacado al rotativo del cieno de la nota roja para llevarlo al ateneo de los grandes periódicos nacionales, hazaña no menor.

 

          Recuerdo sus palabras: “No supe entender su proyecto. ¡Él hubiera hecho de mi el mejor de los periodistas!” Luego guardó silencio. Llegamos al piso de la conferencia y nunca lo volví a ver.

 

          Recordé a don Félix porque hace unas semanas presentó un libro, titulado “¡Reportero!”, en donde imagino narra sus andanzas en el oficio y en las redacciones. En el evento, el columnista de 86 años reconoció en Buendía a su maestro en el oficio. “Me recibió como él era, con sus grandes gafas oscuras y un sarcasmo que sólo él tenía”, reporta El Universal.

 

          Las notas no dicen si también reveló su participación en la conjura en contra de su director, pero habla bien de él que lo recuerde como mentor. Todavía andan por ahí exreporteros de La Prensa que en aquellos años se amotinaron contra el inflexible profesionalismo de Manuel Buendía. Ganaron y su recompensa fue un gris desempeño profesional.

 

          ¿Qué tenía Manuel Buendía que tanto escozor levantaba en aquellos jóvenes? Como director, nunca cejó en su empeño por impulsar un periodismo sustentado en información investigada y comprobada, limpia prosa y ética inquebrantable. Era un jefe generoso, pero también implacable.

 

          En interés de la historiografía y para refrescar la memoria de algunos viejos periodistas, recupero porciones de comunicados con los que en 1963 acicateaba a los redactores de La Prensa para alcanzar la excelencia profesional. Pero como esto suponía trabajo, sudor y lágrimas, deberes no siempre bien recibidos, una asamblea de la cooperativa lo puso de patitas en la calle.  

 

          Jefatura de Información

          La Jefatura de Información tiene la obligación básica, elemental, de echarse a la búsqueda de asuntos que resulten informaciones exclusivas para La Prensa. Esto todos los días. Pero, además, debe vigilar que los redactores que traba­jan el domingo tengan para este día un asunto especial.

 

          Resulta imposible “inventar” este asunto el mismo domin­go o siquiera el sábado. Así no es posible escribir jamás algo que valga la pena. No señores. Todos los que estamos aquí hablamos el mismo lenguaje profesional y estamos perfec­tamente de acuerdo en que los asuntos especiales se pien­san, se trazan, y se trabajan con varios días de anticipación. Y tampoco nos vamos a leer, entre gitanos, las líneas de la mano unos a otros. Es decir: ningún redactor podrá engañar al Jefe de Información o, al Director, presentando notas de boletín como el “asunto especial” que se ordenó; y tampoco, la noticia -NOTICIA, insisto- puede ser sustituida por un guiso casero... y peor aún cuando ese guiso ni siquie­ra es original sino tan sólo un refrito. Abandonemos, pues, el refugio de las disculpas o de las mañas del oficio y entre­guemos nuestro esfuerzo -nuestro permanente y gran es­fuerzo- a mejorar la información de nuestro diario. Les ofrezco que la Dirección estará particularmente atenta al cumplimiento de los señores redactores que trabajan el domingo.

 

          Dimensiones y calidad de las notas

          Más de una vez, y con vehemencia, les he pedido ayuda permanente para resolver los problemas de espacio. Des­graciadamente debo admitir que la mayoría sólo se pre­ocupa de esto durante unos días, y después... vuelven a las andadas.

 

          Hemos dicho: grandes notas, sí; notas grandes, no.

 

         Todos saben cuáles son y por qué existen las presentes limitaciones de espacio. No voy a extenderme, pues, en este punto. Pero aun cuando no se dieran esas circunstancias, aun cuando el espacio nos sobrara, protesto a ustedes que jamás decidiría atiborrar el diario de notas descomunales, jamás resolvería yo sustituir la calidad por la cantidad.

 

          He enviado a ustedes cartas en que se examina el aspecto de técnica de periodismo referente a la brevedad y a la concisión. He dicho con toda claridad que nadie les pedirá nunca que supriman los datos importantes de una información; vamos: ni siquiera los datos un tanto secun­darios, pero que prestan vivacidad a la narración, o que dan el toque ágil, etcétera. Sería una monstruosa necedad la del que se atreviera a decir que, por acatar esta orden de la Dirección, su nota desmereció ante la de otros diarios. Repito: sólo un necio podría afirmar esto. Y no sólo merece ser llamado necio, sino incompetente, por que quien carezca del poder de síntesis no puede ser llamado periodista.

 

         Formación profesional

         Es preciso, señores, que cada uno de nosotros admita francamente lo que, por otra parte, es realidad ineludible de nuestra profesión: el periodista no termina de hacerse. Nuestro perfeccionamiento es brega cotidiana. Hasta el último día de nuestra existencia estaremos transformán­donos. Es un mentiroso ególatra el que afirme que ya alcanzó la cumbre de su perfección y que desde ahí va a ejercer el magisterio sobre inferiores que lo rodean, o que a su torre de marfil no puede llegarle una sola amonestación, un solo señalamiento de imperfecciones.

 

          ¿Qué debemos hacer para transformarnos en buenos redactores, o de buenos en mejores? ¿Cuál es el camino para adquirir un estilo vigoroso y ágil? ¿En qué consiste el secreto para superar las imperfecciones -grandes o pequeñas- de nuestro estilo actual?

 

          Bueno, la verdad es que todos conocemos el camino y el secreto. Partamos de que el estilo es parte imitación y parte creación. En otras palabras: no hemos inventado nada; pero sobre cimientos que consideramos dignos de adoptar, hemos edificado lo propio, lo que lleva impreso el sello de nuestra personalidad.

 

          Cuando empezamos a escribir, lo hicimos siguiendo -consciente o inconscientemente- un molde, a veces ínte­gro, a veces formado por fracciones de varios. Y a veces, con el transcurso del tiempo, es ya imposible precisar cuál fue la influencia dominante que recibimos, o las fuentes originales en las que abrevó nuestro estilo. Pero lo cierto es que esas fuentes, esas influencias, están ahí, inmersas en nuestro modo particular de manejar el lenguaje.

 

          Creo que, si esto es así, debemos mantener el espíritu sensible y en contacto con los modelos que ahora -con la experiencia adquirida- podemos seleccionar mejor, a la luz de nuestros propios conocimientos, para tomar -no servil­mente, sino con instinto creador- aquellos datos pri­marios, aquellos gérmenes, que se transformarán más tarde en frutos de nuestro propio árbol.

 

          Dominio de la técnica periodística

          El solo hecho de ser redactor de La Prensa presupone el conocimiento y dominio de la más depurada y moderna técnica periodística.

 

          En efecto, ¿quién de ustedes ignora cómo debe redac­tarse la entrada de una nota?

 

          Sin embargo, he venido observando que algunos de ustedes abandonan con frecuencia las normas bien sabidas de objetividad, concisión, fuerza expresiva, etcétera, para caer en formas o estilos fofos, desvaídos, y, en suma, total­mente impropios del tipo de periodismo que estamos obli­gados a practicar todos los días y en cada una de nuestras notas.

 

          Este vicio del estilo determina un decaimiento general en las informaciones y coloca a nuestro gran diario en eventual desventaja frente a un competidor que publicó las mismas notas pero cuidadosamente redactadas.

 

          Además -y es lo que quiero destacar en esta ocasión- ­tal deficiencia en la redacción representa un peligro cons­tante. Una nota mal hecha, en la cual ni el primer párrafo ni el segundo expresa lo fundamental de la noticia, puede fácilmente inducir a error al encargado de determinar la importancia que debe darse a una nota en el formato del periódico.

 

          Expliquemos: el Director -que lógicamente no dispone de tiempo para leer hasta la última línea- examina el primer párrafo y acaso el segundo. Con esto, él cree haber captado la importancia de la nota y procede inmediatamente a señalar el sitio que ocupará: segunda plana, tercera, déci­ma... o el cesto de la basura.

 

          Pero, ¿qué sucede cuando un ingenioso redactor decide jugar a las escondidas? Puedo contestar relatándoles lo que me ocurrió hace un par de semanas; eché al cesto una información que al día siguiente -¡oh, vergüenza!- vi destacada en los demás periódicos. Y es que nuestro in­genioso redactor -según comprobé al revisar tardíamente la nota, de principio a fin- había escondido lo importante de la información... ¡en la segunda o tercera cuartillas!

 

          Convengo en que a veces los redactores nos enfrenta­mos a verdaderos problemas de información. Llegamos al periódico con hojas y más hojas de apuntes y nos sentimos naufragar en un embravecido mar de datos a cuál más importante y llamativo. ¿Qué hacer en esos difíciles momentos? Una sola cosa: meditar antes de escribir nada.

 

 

 

22 de septiembre de 2019.


  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Creación en las tinieblas
La sombra del revolucionario
El género del silencio
La peste
El incidente de Tampico
Escribir en el apando
Retorno a Macondo
El león y el unicornio
Después del coronavirus
Morir de amor
El niño Fidencio
Todo se desmorona
Un libro llamado Ulises
Memoria de Los heraldos negros
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
La Bestia
Diablo crucificado
¡Nunca más!
Mercaderes de la muerte
Una vida en el karroo

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Suma Servicios Públicos
125 colonias sanitizadas
| Portada
Incauta la Border Patrol 36 mil
dólares en un retén sobre la I-10
| Portada
Soleado y con máxima de
35º C. para fin de semana: PC
| Portada
Asesinan a balazos a un joven
en el Infonavit Casas Grandes
| Portada
Invita Contraloría a servidores públicos
a presentar la Declaración Patrimonial
| Portada
Mueren siete más y eleva Juárez
a 254 los decesos por Covid-19
| Portada
Encabeza Alcalde la reunión
391 de la Mesa de Coordinación para
la Construcción de la Paz
| Portada
Detienen municipales a tres sujetos
por el delito de secuestro exprés
| Portada
Ejecutan sicarios a hombre
en Parajes de San Isidro
| Portada
Arrojan a encobijado en
baldío de Lomas del Valle
| Portada
Con método novedoso
repavimenta Gobierno Municipal
tramo de la avenida De Las Torres
| Portada
Intentan matarlo sobre
Eje Vial; grave al hospital
| Portada
Asesinan a balazos a a
joven en Ampliación Felipe Angeles
| Portada
Atemperado, en los
33º centígrados: PC
| Portada
Hospital Veterinario de la UACJ
brinda servicio telefónico
| Portada
Entrega Presidente Municipal apoyo
alimenticio a hombre de la tercera edad
| Portada
Aseguran municipales 320
libras de marihuana y arrestan al propietario en colonia Suterm
| Portada
Tirotean el domicilio de un agente
de la Fiscalía General del Estado
| Portada
Estrangula a su mujer
y entrega el cuerpo al Semefo
| Portada
Choca motociclista en Juan
Pablo II y se cercena una pierna
| Portada


Gotera

    Guerreros de la santa mentira.

           ('Calumnia calumnia que algo queda')

    Aún bajo el trauma del tsunami nacional del '18, asustadita la clase fifí chihuahuita se apresura y desde ya lanza la campaña dirigida tratar de evitar que Morena se haga con la gubernatura ahora en manos de conservadores.

    En esa apasionada cruzada, los caballeros del recién formado 'Frente Empresarial Electoral' le entran con tanta enjundia a la batalla que hasta dan de trompicones con el tema sensible, presente en la cabeza de todo mundo: el Covid-19.

    Afirman en elaborados mensajes de dulce voz femenina insertados en las redes sociales, que Chihuahua ha sido abandonado en la lucha contra la pandemia.

    En los anuncios de pretendida solidaridad y aliento, los empresarios corralistas aseguran, como soltar una verdad grande: el Gobierno Federal no se ha puesto con nada en el combate contra el coronavirus.

    Por ello, juran que los chihuahuenses recordarán esa afrenta en el momento adecuado --frente a las urnas?-- . Porque, dicen, los chihuahuenses "sabemos", y la palabra se repite y se siembra en el escucha para que este dilucide '...quien sí nos ayudó'.

    Sueltan el embuste, como si no fuera del dominio público que es en el Issste, pero sobre todo en el IMSS donde se atiende a la mayoría de los infectados de la entidad.

    Cual si nadie supiera que la reconversión de los nosocomios a Hospitales Covid se ha hecho con dinero federal.

    Lo mismo, como si fuera desconocido que equipo, medicinas y accesorios de seguridad sanitaria son suministrados desde la federación.

    También como si fuera secreto que la dotación a GobEdo del presupuesto federal de salud se ha hecho en forma adelantada por varios meses.

    Desde luego, la aristocracia del rancho no marcha sola, de hecho la constitución del trabuco electorero es producto del directorio neoliberal de la entidad, con don Javier a la cabeza.

    Es por eso que, el mensaje central de propaganda referida no hace otra cosa que repetir el ladino lamento del mismo gobernante: semos probes y la federación no nos ayuda en nada.

    La publicidad descrita, se advierte, está diseñada para inferir que la escalada de contagio y muerte en el estado y sobre todo en Juárez, sería culpa del gobierno central al que acusan de omiso.

    Claro, se descuenta por obvia filia, ideológica y de gremio, la mínima crítica a la verdadera negligencia consistente en la luz verde que Palacio estatal da a la operación de las maquiladoras, y en el hecho de dejar sin regulación --más alla de la declaración y el boletín--, el transporte contagioso que mueve las multitudes de obreros.

    Es la guerra sucia, desde la fakes, porque 'sabemos' que los chihuahuenses son...pendejones.


Más Gotera

Leviatán

Te crees mucho


Ramón Quintana Woodstock

 

¡Te crees mucho! ¡te crees mucho!. No hace muchos años escuchaba esa frase en represalia porque no llegaba temprano a casa, y cuando lo hacia siempre estaba de mal humor. Una pequeña fortuna de billetes me había deslumbrado, tenia dos trabajos y uno de ellos me servía para sufragar toda la cerveza del mundo. Dilapidaba el dinero como si abundara, estaba en una segunda adolescencia pero ahora no pedía fiado, era un adultecente: me divertía como niño con cartera de grande, creo que lo único que me faltó para ser un idiota completo era comprar videojuegos, lo cual no hice, nunca me gustaron, así que me salvé por un pelito, solo era medio idiota.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Epistemólogo del gossip. Literal

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La primera imagen que vi en ese periódico fue a un señor que se la salió el cerebro del impacto que sufrió en un choque.  El cerebro estaba en la vía pública y el cuerpo desollado dentro del auto. Literal. Las frases groseras y el lenguaje ramplón hicieron que muchos se identificaran con el vespertino, un tabloide lleno de casas de citas y con un poster de una mujer enseñando casi todo, algo que raya en la pornografía, pero nadie dijo nada y dudo mucho que alguien lo haga. En tiempos del PRI, ni pensarlo, el propietario es un tipo que se codea con gobernadores y gente muy caca-grande del partido exdueño de México. Que, por cierto, este señor vive en El Paso en la zona más rica, y mientras usted y yo estamos renegando por tanta idiotez que publican en sus periódicos, él desde la montaña se asoma hacia Juárez aplaudiendo a los muertitos para seguir abrevando de ellos, y vender más PM. Literal.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

La pandemia no frena la política

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Sé lo que tengo que decir, pero cómo empezar.

Tal vez sea por la emergencia sanitaria y la falta de cervezas. Dicen que ya surtieron las tiendas de nuevo. ¿Será?

Un amigo tiene un restaurante. A veces abre, otras no. Para vender necesita comprar insumos, si no vende suficiente el costo es mayor a la ganancias. Ante esa situación resulta menos riesgoso no abrir. Pero no abrir implicará ¿cerrar definitivamente?


Mas Juárez

Sindéresis

Catálogo de virus

 

Francisco Flores Legarda


“No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.”
Jodorowsky


En México nos acercamos al proceso de desconfinamiento, con la certeza de que el SARS-Cov2 se mantendrá no sólo en el catálogo de virus recurrentes. Nos acercamos al primero de junio, para invocar a todas las personas que mantuvieron las actividades esenciales asumiendo riesgos para que los demás nos mantuviéramos alejados de posibles fuentes de contagio.

En el recuento algún día, espero pronto, tendremos la relación de los esencialistas fallecidos. En ella se incluirá no sólo al personal médico-sanitario. Miembros del Ejército, de la Marina, de las unidades de policía, de abarrotes y supermercados, trabajadores del sector energía y de las telecomunicaciones, de la distribución de agua potable y de recolección de basura, los empleados de sucursales bancarias.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com