cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo Gonz醠ez

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

El le贸n y el unicornio


Miguel Angel S谩nchez de Armas


Estoy en condiciones de garantizar a mis lectores que la revolución palaciega encabezada por los simpáticos duques de Sussex, doña Meghan y don Harry, no pone en peligro a la civilización occidental ni amenaza el Mexican way of life.

No dudo que en algunos caserones herederos del porfiriato o entre las damas de la Perpetua en donde se guarda celosamente la memoria de doña Carlota y don Maximiliano, algunas lágrimas habrán de derramarse por la infausta noticia de la valiente y, diría yo, patriótica decisión de los duques: renunciarán a sus privilegios en la casa real británica y buscarán una vida normal de trabajo en algún rinconcito de la Gran Bretaña (a punto de convertirse en la pequeña Inglaterra post-Brexit), en los United States de Mr. Trump o en alguna acogedora comarca canadiense.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JU脕REZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


驴Exilio de Maduro A Cuba?

Germ谩n Gorraiz Lopez

Tras el exilio de la cúpula chavista a Cuba, asistiremos en Venezuela a la formación de un Gobierno de Transición integrado por figuras de prestigio tanto de la oposición como del chavismo que deberá preparar unas nuevas Elecciones Presidenciales para el 2021.


¿Maduro delenda est?

El acuerdo chino-venezolano por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14.000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200.000 barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de EEUU (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes energéticas de China), por lo que EEUU juró lograr la defenestración de Maduro.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward Garc铆a Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
DesdeJuarez
 

 

Por la participaci贸n, mi dedo en la nariz

¿Se puede cambiar el gobierno desde adentro? No sólo es una pregunta, es una tentación y una que debe ser analizada con cautela.

Me llaman activista. No me gusta. Pero tal vez por eso es común que mucha gente se acerque y me diga lo que piensa que debe hacerse, antes escuchaba y sentía la responsabilidad de llevar su punto de vista a cualquier espacio de debate. Desde reuniones en redes de Organizaciones de la Sociedad Civil, hasta en reuniones con funcionarios o líderes de otros sectores como el académico o empresarial. Después empecé sólo a sentirme incómodo, pues la opinión de quién ve la situación desde fuera, siempre es fácil, pero nunca considera la mediación entre distintas ideologías, la necesidad de recursos para elaborar un proyecto, el confrontar el desvío de los mismos para atender otras prioridades, el incontenible y muchas veces incompatible correr de los tiempos políticos, electorales, sociales, culturales y coyunturales. Hoy, mejor les sugiero que si tienen una buena idea la realicen, gestionen o impulsen por su cuenta. Hago lo que considero correcto, recibo comentarios y aprendo de la sabiduría ajena, pero reconozco que no soy representante de nadie. Claro, a menos que haya una línea jerárquica.

Juan Hern谩n III Ort铆z Quintana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por la participación,

 

mi dedo en la nariz

 

 

 

Por Hernán Ortiz

 

 

 

¿Se puede cambiar el gobierno desde adentro? No sólo es una pregunta, es una tentación y una que debe ser analizada con cautela.

 

Me llaman activista. No me gusta. Pero tal vez por eso es común que mucha gente se acerque y me diga lo que piensa que debe hacerse, antes escuchaba y sentía la responsabilidad de llevar su punto de vista a cualquier espacio de debate. Desde reuniones en redes de Organizaciones de la Sociedad Civil, hasta en reuniones con funcionarios o líderes de otros sectores como el académico o empresarial. Después empecé sólo a sentirme incómodo, pues la opinión de quién ve la situación desde fuera, siempre es fácil, pero nunca considera la mediación entre distintas ideologías, la necesidad de recursos para elaborar un proyecto, el confrontar el desvío de los mismos para atender otras prioridades, el incontenible y muchas veces incompatible correr de los tiempos políticos, electorales, sociales, culturales y coyunturales. Hoy, mejor les sugiero que si tienen una buena idea la realicen, gestionen o impulsen por su cuenta. Hago lo que considero correcto, recibo comentarios y aprendo de la sabiduría ajena, pero reconozco que no soy representante de nadie. Claro, a menos que haya una línea jerárquica.

 

¿Será posible que queriendo ser tan libre acepte jerarquías? Claro, por ejemplo, si acordamos algo desde la Asamblea de Organizaciones de la Sociedad Civil, lo acato, fue un acuerdo, si en un grupo de trabajo se toma una decisión distinta a lo que yo considero correcto, también lo acato. Si la decisión va en contra de lo que considero moral… bueno mi moral, también lo acato, tal vez yo soy el que está en el error. Lo que considero no negociable son los Derechos Humanos, si la decisión va en contra de estos Derechos, entonces sí desobedezco, conscientemente, es más tal vez dejaría el grupo o red que lo promueve. No recuerdo haber estado en una situación así.

 

Entre los muchos comentarios que he recibido, uno de ellos es, entrar a trabajar en el gobierno. Es muy fácil quejarse y oponerse, dicen. No, no es fácil. Se requieren mucha resistencia y esperanza para aguantar la gran frustración de ver que las cosas no funcionan y simplemente darse por vencido. No es fácil.

 

¿Entrar a ser parte del gobierno? Hay dos cosas que se deben valorar.

 

La primera es que las dinámicas institucionales, condicionan a las personas. Esto es normal, pues para eso existen protocolos y procedimientos, para que la ciudadanía tenga certeza de que esté quién esté en el poder su interacción con el gobierno será más o menos igual. Claro, la corrupción, hábitos, negligencia, habilidad, sabiduría o ignorancia de quién atiende a la ciudadanía siempre será un factor para que la certeza de que las demandas ciudadanas serán atendidas se vea obstaculizada o favorecida.

 

Pedirle a alguien que esté en el gobierno que actúe al margen de la ley, aunque sea por una buena causa, es un acto de corrupción… y con buenas causas se puede promover la impunidad.

 

Entonces, si entrara al gobierno no podría hacer lo que quisiera, como legislador o regidor, sólo sería un voto más. Seguiría en la medida de lo posible, planes y programas. Una de las razones por las que el ayuntamiento local no ha funcionado es que quienes lo integran no hacen lo que tienen que hacer. Si fuera un director, seguramente tendría que hacer caso a mi jefe o jefa, de lo contrario terminaría renunciando por motivos personales.

 

Siempre se puede dar un toque personal, pero parece que la mayoría de la burocracia sólo tiene un toque institucional.

 

Sí, creo en las instituciones como una herramienta. Una institución es una serie de elementos relacionados, no son entes conscientes, ni aman, ni reciben el amor que se les envía.

 

El segundo elemento a valorar es, ¿qué tanto nos cambia el poder? Por lo pronto, presento el poder como la capacidad de tomar decisiones sobre alguien o algo. Si estoy en un puesto de poder, en qué momento me corrompo. ¿Siempre se corrompe? Quiero pensar que no, pero pensando en el peor de los escenarios. ¿En qué momento dejo de trabajar por la causa que me llevó al puesto? ¿En qué momento la democracia y la justicia se dejan de lado para promover un proyecto personal, cuidar mi sueldo o cumplir compromisos? ¿Se podrá hacer todo junto? ¿Es humanamente posible?

 

Muchas entrañables amistades han entrado a trabajar en el gobierno, incluso en puestos de elección popular, no estoy seguro de que en conjunto con ellas se hayan impulsado tantas cosas como hubiéramos querido, a veces, hasta nos hemos distanciado. Seguramente ha sido por falta de mi capacidad para institucionalizar una relación personal… tal vez incluso por temor a caer en un acto de corrupción o tráfico de influencias.

 

Existe la posibilidad de que la institución termine por domar a la persona.

 

Pero existen alternativas para no estar adentro y seguir jugando el papel de ciudadano que evalúa, critica, propone y vigila. Más allá de la voluntad de diálogo para llegar a acuerdos que puedan mejorar la relación con personas dentro del gobierno, existen espacios que ya son parte de la estructura gubernamental y permiten este diálogo sin el objetivo de cumplir con un trámite, y donde la ciudadanía y la representación del gobierno, pueden dialogar no como iguales, pero sí al mismo nivel.

 

Son los espacios deliberativos. De hecho, estos espacios empiezan a ser parte del Sistema Nacional de Planeación Democrática desde el 2014 cuando se modifica en este sentido el artículo 26 de la Constitución Federal.

 

En un espacio deliberativo, funcionarios y ciudadanía establecen diálogos en las mismas condiciones y con el mismo carácter, pero evidentemente por un lado se presenta la perspectiva gubernamental y por el otro a comunitaria, ciudadana o popular.

 

¿Cómo deberían funcionar estos espacios deliberativos?

 

La verdad, sólo son una pequeña parte en todo el mecanismo de la democracia y con alcances muy limitados. No tienen la capacidad de tomar decisiones sobre los asuntos públicos, es decir no sustituyen al ejecutivo, tampoco deciden sobre reglamentos ni leyes, pues eso lo hace el legislativo, y bueno ni forma de acercarse al judicial.

 

Sus principales funciones, son evaluar, dar seguimiento, proponer y coadyuvar en la materia por la cual se haya formado el espacio casi siempre en la figura de consejo.

 

La dependencia o instituto que quiere formar el consejo (espacio deliberativo) hace una convocatoria para que la ciudadanía interesada aplique a ocupar un lugar, por lo general los funcionarios son designados desde la redacción de su reglamento.

 

El consejo se reúne y discuten temas relacionados con su razón de ser. Actualmente, en Juárez, está el Consejo Deliberativo del IMIP, el de Desarrollo Social y Participación Ciudadana, el de la Sindicatura, el del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes… son algunos que se me vienen a la mente.

 

Resultado de la discusión en estos consejos, deben surgir, opiniones, recomendaciones, propuestas e incluso, la ciudadanía que es parte de estos consejos puede opinar pública y libremente sobre los temas que ahí se abordan, menos, claro está, en casos donde la información deba ser reservada.

 

Cualquier persona puede llevar los temas de su interés a los consejos para que sean discutidos y se resuelva sobre ellos. El resultado no será más que una recomendación, comentario, postura o algo realmente muy simple, pero con el respaldo de haber surgido de un espacio de diálogo donde la ciudadanía y el gobierno están en las mismas condiciones.

 

¿Sirven de algo estos consejos si sus alcances son tan limitados?

 

Bueno, son un puente de diálogo, tal vez, un extra necesario porque los cambios desde adentro no han sido suficientes.

 

Tal vez son pura fantasía y distracción.

 

Pero estoy convencido que peor es no tratar, la pasividad nos hace cómplices de la transa y la corrupción.

 

Mostrando mi interés, pero no mi esperanza absoluta, apliqué para ser parte del Consejo Consultivo de Participación Ciudadana. En la sesión de instalación del mismo, no fue el gobernador, sino su representante, a quién aproveché para decirle que en Juárez sí asesinan personas y queman camiones.

 

He participado en distintos consejos y siempre es difícil entender que el diálogo y productos de un alcance limitado es su razón de ser. Muchas veces es más lo que se invierte en tratar de entender lo que se hace y que no es como dice mi madre, un puesto de levantadedo. ¿Cómo le explico que no es así? ¿Qué pasará si tiene razón? No lo sé, no es fácil. Me queda claro que las falsas expectativas pueden nublar las buenas intenciones. Muchas veces es más lo que se sueña que lo que se puede lograr, es un espacio necesario, pero no es la panacea, por eso, en la foto formal con todos los consejeros, no pude evitar meter mi dedo en la nariz.

 

Se supone que son cosas que no se deben hacer, pero no lo dice en ningún lado. De hecho, es el sentido común el que nos dice que la solemnidad no permite dedos en la nariz, el mismo sentido común que nos dice que no debemos cuestionar a la autoridad, o que debemos ser silentes ante la impunidad y corrupción. Es ese sentido común que debemos cambiar si queremos promover la participación ciudadana con la idea de que efectivamente un puente nos puede ayudar a construir los diálogos que generen los acuerdos que irán abonando a una mayor y mejor participación ciudadana.

 

 

 

 

Hernán Ortiz
jhiiio@hotmail.com

jhortiz@uacj.mx

 

 

No al despojo de la tierra.
PARTICIPA:
http://noalcercoenlomas.wordpress.com

 


  Imprime este texto


Más Información de DesdeJuarez

Fetichismo: Objeto al que se rinde culto o reverencia sin ninguna justificaci贸n, como los retratos de algunos revolucionarios
Por la participaci贸n, mi dedo en la nariz
Cr贸nica de una marcha, desfilamos para proteger el agua del desierto
縄maginas una ciudad de fiesta, sin Federales ni Narcocorridos?

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Balean, matan a comerciante
de pintura en la colonia Hidalgo
| Portada
Mayor inversi贸n p煤blica,
empleo pleno, y austeridad, el plan de AMLO: Senador P茅rez Cu茅llar
| Portada
| Gotera
Mueren las primeras dos personas
por coronavirus en Ciudad Ju谩rez
| Portada
Pide Salud del Municipio atender medidas
de higiene para prevenir COVID-19
| Portada
Esta y pr贸ximas semanas el periodo cr铆tico
de contagios con Covid-19, advierte Salud
| Portada
Ya son 20 los enfermos de
coronavirus en la entidad
| Portada
Cierra la Junta Municipal de Reclutamiento por contingencia COVID-19 | Portada
Lesionada adulta mayor en
volcadura cerca de Samalayuca
| Portada
Ejecutan a un agente municipal
al interior del Teto's Car
| Portada
Se incendia tienda de abarrotes
ubicada sobre bulevar Zaragoza
| Portada
Asesinan a tiros a un joven
en calles de la colonia Aztecas
| Portada
Arde vivienda en la Toribio
Ortega; una anciana afectada
| Portada
Frente a la crisis, no al
endeudamiento, el rescate de bancos ni la conversi贸n de deuda privada en p煤blica: AMLO en su 1er informe trimestral
| Portada
Sanitiza Direcci贸n de Ecolog铆a
Municipal la Central Camionera
| Portada
Sin agua Parajes del Sol
por fuga en la red general
| Portada
Balean, matan sicarios a joven
en colonia Portal del Roble
| Portada
Se estrella, tumba conductor poste
de concreto en Camino Viejo a San Jos茅
| Portada
Tiran a hombre encobijado
en calles de la colonia Safari I
| Portada
Arrasa incendio con los corrales
de un rancho en Granjas Santa Elena
| Portada


Gotera

   Zopilotes taim.

   Ir de la palabra a los hechos.

   ¿Hay alguna otra forma de ser auténtico?

   Lo quisieron quebrar la víspera con el llamado a sus empleados a no votar por él, pero el candidato se les creció: anunció la separación del poder económico del poder político; el gobierno ya no sería manejado por los empresarios, y punto.

   El putazo puso las cosas en perspectiva, el mundo se partió en dos, a su favor, y así la raza fue a las urnas para darle la contundente victoria.

   Para probarlo, pa'pronto le dio cuello al colosal pastel de transa que significaba para la mafia públicoprivada el aeropuerto del Lago de Texcoco. (luego vendría el fin a la condonación de impuestos y ¡uuuy! la extinción de dominio, entre otras).

   Pero aparece el coronavirus con la caída económica connatural a la prolongada suspensión laboral-comercial-industrial y, es ahora cuando los machuchones piensan se la pueden cobrar.

   Se ponen remolones y, justo en estas horas juegan a las vencidas: regatean, pretenden el cambalache de inversión por prebendas.

   ¡Piñata, piñata, piñata! gritan en loca ronda coral.

   La corrupta piñata de la que caían fobaproas, rescates, exenciones, devolución de impuestos --jajajaj uta! incluso IVA--.

   La estúpida piñata de la que chorreaban fundaciones, fideicomisos, comisiones y regalitos (los pequeños, de 1000 millones como a Josefina).

   La piñata pendeja de la que brotaban fallos que enriquecían con dinero fiscal a traficantes de la ley como el ex jefe Diego.

   La podrida piñata de la que salpicaban los jugosos chayotes millonarios a columnistas, articulistas y todo género periodicozo.

   Y en esas del vil chantaje andan...ahora o nunca, creen.


Más Gotera

Leviatán

鈥淢uerte al violador premio a la infidelidad鈥


Ram贸n Quintana Woodstock

 

“Muerte al violador premio a la infidelidad”… “nada de sostén, nada de pastillas que las tome él”

…en la década de los 80s sorprendió la lirica de esta rola que invadía el ambiente iberoamericano, sobresale porque no eran tiempos de rebelión femenina, eran tiempos de guerrilla y devaluación económica; la palabra “empoderamiento” aun no aparecía en el diccionario del género y cuando todo parecía revuelto entre la juventud descarriada de los ochentas, esta pieza en castellano le daba dirección a tantos desheredados que buscaban en el rock en inglés un pivote de escape.



Más Leviatán

La Nota Nostra

El sonoro informe de la convocatoria a los abrazos en las plazas p煤blicas

 

Ram贸n Quintana Woodstock

 

Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total. Informe: decepción total.

 

Mediometro

驴Por qu茅 no hay obra p煤blica importante de Gobierno del Estado en Ciudad Ju谩rez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Ju谩rez merece"
Se guarda el dinero para la campa帽a del '21
Porque el gober se volvi贸 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Fetichismo: Objeto al que se rinde culto o reverencia sin ninguna justificaci贸n, como los retratos de algunos revolucionarios

 

Juan Hern谩n III Ort铆z Quintana

Si te molesta que alguien piense, viva y sea distinto a ti, te recomiendo dos cosas. Una deja de leer esto, que tengas lindo día y se feliz. La otra… ve a terapia, lo necesitas.

No trataré un tema tan polémico como el aborto, la libre determinación de la personalidad o la legalización de la marihuana para su uso recreativo. Pero sí es un tema sumamente sensible.

¿Cómo lo sé? Mi padre me lo enseñó. Sí, él era un cabrón muy sabio. Sabía de todo. Pero para él, el conocimiento no tenía sentido. Era más una cuestión de estatus, le gustaba sentirse superior y adoraba corregir a gente ignorante, más si cabía una burla de por medio.


Mas Juárez

Sind茅resis

Pap谩 doctor, hijo y coronavirus

 

Francisco Flores Legarda


cuando se abre una flor, es primavera en todo el mundo”
Jodorowsky 
 


– «Papá, Cuéntame un cuento, uno cortito. Te juro que es el último.»

– «Bueno», dijo algo pensativo Martín, que trabajó en el hospital 48 horas seguidas. Y es que por culpa de esta pandemia, casi no ha estado en casa.
– «¿Te cuento el del dragón? Ese que te da mucho miedo.»

– «No papi, ese ya no me da miedo. Cuéntame el del coronavirus.»


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com